A dos días de la jornada de militarización del centro platense para impedir el despliegue de manteros –que además derivó en la detención de dos militantes políticos y una comerciante–, trabajadores callejeros se movilizaron para repudiar la política de persecución al trabajo ambulante impulsada por el intendente Julio Garro y la gobernadora María Eugenia Vidal.

Al grito de «¡manteros presentes, Garro ausente!», el conjunto de vendedores y recicladores de ropa que el pasado 7 de junio fueron echados de la Plaza San Martín se movilizaron desde Plaza Italia hasta la Gobernación y, de allí, al Palacio Municipal para hacer visible la criminalización de su trabajo que ha impulsado Cambiemos en plena antesala electoral.

Leer también: Con incidentes y detenciones, Garro volvió a militarizar el centro contra los manteros

«Todos nosotros estamos reglamentados como asociación civil Feria Americana Plaza San Martín, cumplimos con las normas de convivencia que se nos exige. Nuestra feria aumentó como consecuencia de la crisis económica y social, y nuestra clase social molesta. Nos desalojaron hace hoy 47 días por orden de Julio Garro, María Eugenia Vidal, Oscar Negrlli, Cristian López y Darío Ganduglia. Lo que buscan es criminalizarnos», dijo a Contexto Julián Casella, trabajador mantero del centro platense y uno de tantos manifestantes que ayer se presentaron frente al Palacio Municipal a exigir respuestas de la gestión.

Casella: «Nuestra feria aumentó como consecuencia de la crisis económica y social, y nuestra clase social molesta. Nos desalojaron hace hoy 47 días. Lo que buscan es criminalizarnos».

Tanto Casella como los presentes coincidieron en que el gobierno de Garro «busca incriminar a los manteros y manteras por la inminente crisis que llevó a comerciantes a cerrar las persianas de más de cien locales en lo que va del año».

Cabe recordar que durante la tarde del lunes pasado el despliegue policial fue robustecido con una dotación de casi mil efectivos de fuerzas municipales y provinciales, entre ellos Policía, Control Urbano e Infantería. Tras varias requisas a trabajadores –en especial, senegaleses–, un incidente tuvo lugar cuando se intentó secuestrar dos bolsas de mercadería de una mujer que transitaba frente a la Legislatura.

Tras generarse un forcejeo, un desmesurado grupo de efectivos policiales detuvo a una comerciante del lugar que se acercó a ayudar a la mujer y a dos militantes de la agrupación Patria Grande que intentaron filmar el operativo para registrarlo.

Leer también: En La Plata, otra vez detienen a vendedores en la calle y sigue el hostigamiento

«Intentan construir un hecho político a través de la militarización de la ciudad de La Plata. Ante la falta de logros y medidas, impulsan estas medidas como campaña. Estamos en contra de la persecución tanto a los manteros y manteras y, por supuesto, también a nuestros militantes que fueron detenidos hace días, pasando todo un día en la cárcel», dijo a Contexto el dirigente de Patria Grande y candidato a primer concejal por una de las listas del Frente de Todos, Leandro Amoretti, quien ayer se acercó a acompañar la movilización.

Amoretti: «No hay ninguna propuesta política en el orden municipal, provincial y nacional que pueda dar respuesta al crecimiento de la pobreza y el desempleo».

«Ha crecido la pobreza, ha crecido la indigencia, y muchas familias necesitan vender ropa usada para parar la olla. Sin dudas muchas de las personas que han perdido su empleo tienen que buscar una alternativa. No hay ninguna propuesta política en el orden municipal, provincial y nacional que pueda dar respuesta al crecimiento de la pobreza y el desempleo», agregó el dirigente.

En los últimos días, los manteros realizaron una fuerte campaña para visibilizar la problemática en la ciudad, por lo que emitieron un comunicado con los principales puntos de reclamo dirigidos al Ejecutivo.

«No es un capricho que estemos en la plaza, que hagamos feria americana o vayamos a trueques de ropa usada por comida (también prohibieron uno de ellos): ambos son herramientas para poder conseguir los alimentos mediante el oficio digno», expresa el texto, y continúa: «Ser feriante no es un delito pese a la actual estigmatización. El municipio platense actual incumple con la normativa municipal de feria franca bajo la cual deberían poder desarrollarse ferias americanas, artesanales y frutihortícolas».