Por Gabriela Calotti

«Yo no dije ni es cierto lo que dijo La Nación que yo dije», afirmó el viernes Fernando Esteche ante la jueza Miriam Ermilli, titular del juzgado en lo Correccional Nº 1 de La Plata, en el segundo día del juicio oral y público en su contra, que continuará el próximo martes con los alegatos de la fiscal Victoria Huergo y de los abogados defensores del exdirigente de Quebracho, encabezados por Fernando Burlando.

«Ni siquiera están las pruebas de lo que supuestamente dije», sostuvo Esteche, que una vez más se preguntó «cómo pudo llegar a un juicio una causa que dice que alguien dice que yo dije y ni siquiera están las pruebas de lo que supuestamente dije», insistió al poner una vez más en evidencia la complicidad mediático-judicial que domina el país desde la llegada del macrismo al poder.

«Esto es una trampa kafkiana […] Es un mecanismo perverso […] ¿Cómo puede ser que de una noticia de un diario donde no hay ningún soporte testimonial se llegue a un juicio oral? ¿Por qué la prueba es un video editado que dice que dije?»

«Esto es una trampa kafkiana […] Es un mecanismo perverso […] ¿Cómo puede ser que de una noticia de un diario donde no hay ningún soporte testimonial se llegue a un juicio oral? ¿Por qué la prueba es un video editado que dice que dije?», subrayó Esteche refiriéndose a un video que al día siguiente de aquella reunión en las afueras de La Plata difundió el canal TN/Canal 13 del Grupo Clarín.

El origen de esta causa que impulsó de oficio el fiscal platense Marcelo Romero se remonta a un encuentro de una treintena de personas celebrado el 29 de junio de 2016 en el patio de una casa en Los Hornos en el que participaron vecinos y algunos conocidos dirigentes en el marco del entonces incipiente lanzamiento del partido Miles por Tierra, Techo y Trabajo.

En aquella reunión participaron también el exvicepresidente Amado Boudou, el exgobernador bonaerense Gabriel Mariotto, Osvaldo Papapelo y su hija Carolina, entre otros. Romero basó su denuncia en los supuestos dichos de Esteche reportados por el diario La Nación al considerar que los mismos «exceden la libertad de expresión, internándose en el plano de la ilegalidad».

Según el matutino de los Mitre, fiel aliado del gobierno de Cambiemos, el exreferente de Quebracho había dicho que «este gobierno va hacia una crisis segura, que ayudaremos a que se desate. Es un gobierno que va a caer, y que vamos a ayudar a que se caiga, porque gobierna contra el pueblo. Por lo tanto, vamos a hacer lo posible por no dejarlos gobernar».

«Muchas de las frases del artículo las sacaron de una entrevista que yo di en 2004», sostuvo Esteche, refiriéndose a la forma en que «se construyó esa noticia», al mejor estilo fake news. Así, repasó una serie de noticias falsas que ocuparon las tapas de diarios hegemónicos como Clarín y La Nación e inclusive del diario local El Día, que lleva adelante la misma línea política.

«se huele un tufillo a pesquisa ideológica»

«Se cometería un acto de terrible injusticia […] si hubiera una sentencia condenatoria», enfatizó Esteche luego de advertir que en algunos de los interrogatorios por parte de la fiscal «se huele un tufillo a pesquisa ideológica».

La fiscal, que mantuvo una actitud al límite de lo absurdo preguntando qué es un plenario, quién lo convoca y buscando algún secreto complot detrás de aquella reunión política y queriendo meter a Quebracho en el centro del debate, aunque en vano, logró el jueves cambiar la carátula de la causa, que de «apología del crimen» pasó a ser «incitación a la violencia colectiva», un delito que supone penas más duras, que van de tres a seis años de cárcel.

Gabriel Mariotto fue el primero de los cinco testigos convocados por la defensa. El exgobernador bonaerense refirió que en aquel encuentro se habló de la situación económica y sostuvo que «Fernando hizo una reflexión anticipatoria de la tragedia social que estamos viendo».

«No, en absoluto», respondió cuando Burlando le preguntó si Esteche «incitó a atacar a la democracia». «Nosotros planteamos la construcción de un espacio político con miras a las elecciones», respondió.

Interrogado sobre las notas posteriores que sacó La Nación, y de la cual se hicieron eco otros medios hegemónicos, Mariotto dijo que «evaluamos esas notas en el marco de una operación de tergiversación, una operación para ridiculizarnos». «Cuando hay monopolios mediáticos, la falta de pluralidad es la que atenta contra la democracia», sostuvo Mariotto, uno de los impulsores de la Ley de Servicios Audiovisuales, conocida como Ley de Medios, que intentaba frenar el poder del Grupo Clarín, básicamente, y que el gobierno de Cambiemos se ocupó de demoler en sus primeras semanas de gestión.

Mariotto: «Fernando está preso por una causa infame».

«De la dictadura pasamos a esta forma de censura que es el monopolio», afirmó Mariotto, antes de defender a su compañero: «Fernando está preso por una causa infame».

El abogado Marcelo Parrilli consideró que si se aplicara la misma vara que a Fernando Esteche «en este país tendría que haber cientos de procesos» como este, que definió como «persecusiones políticas jurídicamente instrumentadas».

Parrilli, que integraba el partido Miles, coincidió en que el objetivo de la nota de La Nación era «dañar y desprestigiar a nuestra organización». «Nunca se supo el origen de esa nota». El letrado reivindicó el valor de los partidos políticos por ser «claves en nuestro sistema republicano, aunque algunos se sirvan de ellos».

Osvaldo Papaleo, por su lado, reconoció una foto de aquel encuentro en Los Hornos y también sostuvo que aquella nota «que mereció una tapa de Clarín» fue «una operatoria, un sobredimensionamiento que hacen para demonizar un espacio político».

Carlos Leavi, docente universitario y compañero académico de Esteche, aseguró que en ese encuentro no había ningún periodista. «Esa nota me llamó la atención porque nada de eso se había dicho y nadie la firmaba», dijo, antes de explicar al tribunal que existe infinidad de bibliografía sobre la construcción de las noticias, la realidad, la verdad, las noticias falsas, la llamada posverdad. Leavi fue también contundente a la hora de afirmar que ese día Fernando Esteche no incitó a la violencia. «No, muy por el contrario. Fernando planteó un fortalecimiento de la democracia y la ampliación de los canales de participación» como eje de la actividad política de MILES.

Fernando Esteche es el único dirigente que permanece encarcelado desde diciembre de 2017 por una causa vinculada con el supuesto encubrimiento de ciudadanos iraníes que estarían involucrados en el atentado perpetrado en 1984 contra la mutualisraelita AMIA.

Familiares, alumnos y compañeros de militancia de Esteche estuvieron en la audiencia y también una radio abierta y conferencia de prensa en las afueras de la fiscalía platense convocados por el Foro por la Democracia y la Libertad de lxs Presxs Políticxs de La Plata, Berisso y Ensenada. Entre ellos figuraban el padre Paco Olveira; la decana de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP, Andrea Varela; el titular de ADULP, Octavio Milone; la diputada bonaerense por Unidad Ciudadana y precandidata a intendenta de La Plata, Florencia Saintout, y la secretaria de Género de la CTA, Estela Díaz, entre otros