Trabajadores de la cooperativa Unión Papelera Platense realizaron un corte esta mañana en 515 y Camino Centenario, a metros de la fábrica, para exigirle a la Municipalidad de La Plata que reaccione y los ayude, ante las impagables deudas que los deja al borde del cierre.

El mes pasado, los trabajadores habían advertido que la deuda más importante la tienen con Camuzzi, a la que le deben cerca de ocho millones de pesos de facturas pendientes de 2018. A pesar de los pedidos de reestructurar la deuda, la empresa distribuidora de gas hizo caso omiso y avanzó hace tres semanas con el corte del suministro, paralizando así la producción de la papelera.

Leer también: Con una deuda de ocho millones, Unión Papelera Platense lucha contra el corte de gas

La empresa, recuperada por sus trabajadores en 2001 tras el abandono de sus dueños en el contexto de crisis, es administrada desde entonces de manera autogestiva por sus sesenta trabajadores, que ahora, sin producir y sin ingresos, tampoco pueden hacer frente a la nueva factura de Edelap, la distribuidora eléctrica.

«Tenemos producción, tenemos la gente, tenemos la materia prima, pero si no tenemos una solución nos vamos a quedar en la calle» 

«No tuvimos ayuda, nos recibieron pero no nos ayudaron. Estamos haciendo este corte a ver si nos pueden ayudar con el gas, pero si seguimos así se nos viene el corte de luz por falta de pago. Lo más triste es que tenemos trabajo, tenemos producción, pero no estamos andando por falta de gas», explicó a Contexto José Mansilla, presidente de la cooperativa.

La deuda pendiente de 2018, afirman desde Unión Papelera Platense, es producto de un desbalance de la cooperativa, pero fundamentalmente de los tarifazos, que han complicado los pagos. «Todo el mundo piensa que somos empresarios, pero somos una cooperativa, somos trabajadores. Los tarifazos nos mataron, se nos complicó demasiado; estamos pagando cuatro o cinco veces más caro de lo que podemos llegar a producir», detalló Mansilla.

En este marco, se ven acorralados y anuncian que sin ayuda de la Municipalidad de La Plata ni de la Gobernación el cierre es inminente. «Es lo único que tenemos, es la fuente de trabajo, si nosotros no tenemos la posibilidad de seguir ganando esto va a significar el cierre de la papelera. No queremos eso; tenemos producción, tenemos la gente, tenemos la materia prima, pero si no tenemos una solución nos vamos a quedar en la calle», apuntó el presidente de la cooperativa.

Cabe destacar que más allá de los sesenta trabajadores que ven su fuente laboral en riesgo, el cierre de Unión Papelera Platense implicaría también pérdidas económicas para más de trescientas familias, al ser un punto clave para cartoneros y carreros de la ciudad que venden los cartones a la planta, que los recicla para la producción de papel.