Mientras la campaña electoral está en plena marcha rumbo a las PASO, el oficialismo busca poner a trabajar toda la logística de gestión en pos de lograr la mayor aprobación posible en las urnas. En ese sentido, la agenda de medidas de Cambiemos no puede esquivar la delicada situación que atraviesan las miles de familias beneficiarias de los créditos UVA, hoy ahogadas por deudas impagables debido a la inestabilidad económica y las disparadas del dólar de los últimos dos años.

Es por eso que el gobierno de Mauricio Macri trabaja en medidas paliativas que buscará anunciar lo antes posible, y aliviar el reclamo del centenar de ciudadanos autoconvocados que han iniciado una lucha incesante contra la falta de respuestas del Ejecutivo hacia este problema. «El Estado se hará cargo de la diferencia entre el aumento de la cuota y el incremento salarial si esa brecha supera el 10%», anunció ayer el diario Clarín sobre el plan que estarían barajando desde Casa Rosada con los bancos.

«Cada vez que el tema cobra trascendencia en un medio nacional, salen a tapar diciendo que van a implementar alguna medida. consideramos que es algo cortoplacista y electoral»

No obstante, el conjunto de familias organizadas alrededor de los créditos UVA ya emitió un comunicado y se mantiene alerta sobre cualquier medida que pueda adoptar el gobierno en plena antesala electoral.

«Cada vez que el tema cobra trascendencia en un medio nacional salen a tapar diciendo que van a implementar alguna medida. Estas medidas están pensadas hasta fines de 2019 y nosotros las consideramos algo cortoplacista y electoral, totalmente electoral. A Macri y a Vidal le pedimos audiencias en abril de este año y no nos recibieron. Incluso cerraron el Congreso a cualquier posibilidad de tratar la problemática UVA», dijo a Contexto Noelia Vaccarini, integrante de la red de más de seiscientas familias autoconvocadas de la provincia de Buenos Aires que enfrentan el extremo incremento de las cuotas de pago de los créditos.

Cabe recordar que la agrupación había logrado avanzar con un proyecto presentado por el legislador bonaerense de Unidad Ciudadana Federico Susbielles, que proponía declarar la Emergencia en Créditos UVA, lo que permitiría avanzar con topes a las deudas de los usuarios y poner un fin al sistema de indexación por inflación.

Ahora, el gobierno parece impulsar una nueva medida para subsidiar el desfasaje entre inflación y salario entre 2018 y 2019, y al mismo tiempo utilizar recursos del Plan Procrear. «Esos recursos están destinados a otro tipo de plan de viviendas y los bancos siguen ganando dinero. Nosotros seguimos sosteniendo lo mismo de siempre, que es recomponer la relación de la cuota, que deje de incrementarse el capital, y esta nueva medida en realidad no soluciona el problema de fondo. En diciembre de 2019 no sabemos qué vamos a hacer, porque se nos sigue aumentando la cuota y el capital», agregó Vaccarini.

Mientras tanto, casi en simultáneo con los anuncios a nivel mediático de las medidas que prepara el gobierno para el sector, el colectivo Hipotecados de UVA ya emitió un comunicado donde advierte sobre su posicionamiento y ratifica sus reclamos.

«Las familias hipotecadas no somos responsables del descontrol que se viene dando en las variables económicas que rigen nuestros créditos y siempre manifestamos la voluntad de pagar en condiciones justas y coherentes. Las familias accedimos a estos créditos impulsados por el gobierno de Mauricio Macri a través de sueldos promedio y que esta prolongada situación ha deteriorado nuestra salud y calidad de vida», manifestaron en el documento, y agregaron: «Exigimos que el gobierno reconozca el fracaso de este sistema y su responsabilidad, porque es su obligación y consecuencia. Esperamos que las medidas anunciadas sean acordes a las necesidades que las familias tenemos y no sean anuncios paliativos».

«Las familias no somos responsables del descontrol que se viene dando en las variables económicas que rigen nuestros créditos y siempre manifestamos la voluntad de pagar en condiciones justas y coherentes»

Cabe recordar que estos créditos hipotecarios son un préstamo que se ajusta por Unidades de Valor Adquisitivo (UVA), una unidad de medida que fue creada por el BCRA para fomentar ese segmento de los productos ofrecidos por los bancos. Están otorgados en pesos a tasa fija, ajustable por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), que refleja el índice de precios al consumidor.

Los desequilibrios financieros generados durante los últimos dos años de gestión del macrismo provocaron un fuerte desorden en la relación salario-inflación y dispararon las cuotas a montos impagables.