El comediante Emanuel «Peroncho» Rodríguez denunció que su hijo Florián, de siete años, fue herido gravemente en una sala de juegos de «Loop» en la ciudad de Córdoba. El nene se golpeó la cabeza luego de quedar atrapado entre dos caños de una de las máquinas. Se trata de un espacio de diversión privado para niños y jóvenes que cuenta con una sala de juegos en el barrio Alberdi de la capital cordobesa.

El menor asistió junto con su mamá, sus hermanos y la pareja de su mamá y, según informó su papá, «en uno de los primeros juegos a los que se subió, una especie de Vuelta al Mundo, su cabeza quedó atrapada entre dos hierros que se la aplastaron, al punto de producirle un corte de veinticinco centímetros de longitud, rodeándole la oreja izquierda». Además remarcó que luego recibió otro golpe con un hierro detrás de su otra oreja.

El comediante denunció que, tras el traumático episodio, el encargado solo se limitó a frenar el juego, pero no recibió asistencia de ningún empleado: «Florián tenía una herida gravísima, con el hueso del cráneo expuesto. Por suerte, jamás perdió el conocimiento. Gritaba que no quería morir. Sin asistencia de ningún tipo por parte del personal del salón de juegos, sin que se dispusiera ningún protocolo de primeros auxilios». La madre del pequeño junto a su pareja debieron realizar el traslado al Instituto Cardiológico de Córdoba, desde donde, luego, fue trasladado a la Clínica Reina Fabiola.

La Secretaría de Control, Fiscalización y Convivencia Ciudadana de la Municipalidad de Córdoba realizó una inspección en el parque de diversiones cubierto con el fin de determinar qué sucedió el domingo pasado. El lugar cuenta con una habilitación desde 2015 hasta el año que viene y pertenece a Expert S.A. Hasta el momento, el parque continúa abierto en sus horarios habituales, en pleno funcionamiento. A partir del informe que elaboren en el Municipio se decidirá sobre la clausura solicitada por la familia, con el fin de que nadie más se lastime.

El niño fue dado de alta y, según informó su padre, «tiene una cicatriz bastante importante en la cabeza, y una parálisis facial que los médicos aseguran que debería ceder en unos 180 días». Asimismo, Rodríguez sostuvo que no sufrió daño neurológico, pero continúan realizando controles en su audición para constatar si hay o no daños en el oído. «Su estado de ánimo es lo que más nos preocupa. Porque, si bien es un valiente que se bancó todo, lo notamos angustiado, triste, avergonzado por su carita. Es terrible ver que tu hijo se tapa la boca para hablar porque le da vergüenza su rostro. Esperamos que todo esto pase rápido», concluyó el humorista.