Taxistas, remises y autos particulares continúan con horario restringido para cargar GNC en La Plata. Desde el jueves de la semana pasada, la empresa Camuzzi dispuso a las estaciones de servicio un límite diario en la cantidad de cargas. Señaló que es hasta que pase la ola de frío, por lo tanto, por tiempo indeterminado. Se justificó en que apunta a garantizar el servicio en los hogares y comercios durante los días de mayor frío del año.

Las dificultades para abastecer de gas natural comprimido a transportistas y sectores de menores recursos que optan por este combustible se produce mientras el gobierno nacional se jacta de exportar Gas Natural Licuado (GNL) originado en Vaca Muerta. «Los argentinos debemos asumir el desafío de consumir menos», planteó el presidente Mauricio Macri hace poco más de un año en su primera visita a las instalaciones de YPF en el yacimiento no convencional Loma Campana, en Vaca Muerta, provincia de Neuquén.

Taxistas de la ciudad rechazaron la medida por el impacto que implica para sus bolsillos al verse obligados a cargar más nafta en un escenario signado por la caída del consumo y el encarecimiento de los combustibles. Las estaciones de servicio, por su parte, ven disminuir sus ingresos, y las más perjudicadas son las más pequeñas que solo suministran GNC.

«Después de las cuatro o cinco de la tarde, no hay GNC en ninguna estación de servicio de La Plata. Para cargar después de esa hora tenemos que ir a una estación en el Puente Roma de Berisso, donde hay colas de ochenta coches», afirmó a Contexto Marcelo Arévalo, secretario general de la Asociación de Taxistas de La Plata.

«Nos perjudica, porque el gas está a 22 pesos (el metro cúbico) y el litro de nafta a 45 pesos. La mayoría de los taxis funcionan a gas, porque de otra manera no podríamos trabajar», añadió el gremialista.

Arévalo: «La mayoría de los taxis funcionan a gas, porque de otra manera no podríamos trabajar».

Los últimos aumentos de la empresa estatal YPF fueron a principio de mes. El incremento de las naftas fue de un 2,5% y de 1,75% para el gasoil. Con estas modificaciones, la nafta súper quedó cerca de los 44 pesos, la premium (infinia) 50 pesos, el gasoil D5OO se fijó en 40,94 pesos e Infinia Diesel en 47,92 pesos. Fue el quinto aumento en lo que va del año. Y desde que asumió Macri los combustibles acumulan un incremento del 255% en promedio.

Desde el Estado nacional defendieron a la empresa Camuzzi por su corte en el abastecimiento. «Esta situación está dentro de lo normal y habitual, porque ningún sistema puede ser diseñado sobre las proyecciones de mayor demanda, que se dan en cuatro o cinco días de un año. Es anti económico. Pasa en los países más desarrollados. No tiene sentido invertir tantos millones en un sistema que no vas a usar más que algunos días al año», dijeron desde Enargas en declaraciones al diario oficialista La Nación.

«Un tiro en la cabeza a las empresas»

Fuentes del sindicato que representa a los trabajadores de estaciones de servicios, SOESGyPE La Plata, señalaron a este medio que «cada estación recibió la orden de Camuzzi de no superar el cupo de entre 3.000 y 5.000 cm3 por día, cantidad que suele alcanzarse alrededor de las cuatro de la tarde». También remarcaron que en años anteriores también hubo restricciones, aunque de un modo más ordenado en su implementación.

«El gobierno nacional se llena la boca hablando de las exportaciones de gas mientras el suministro de GNC está restringido en una ciudad importante, la capital de la provincia»

«Estamos en desacuerdo con esta medida que se tomó de un momento para otro y sin planificaciones. El gobierno nacional se llena la boca hablando de las exportaciones de gas mientras el suministro de GNC está restringido en una ciudad importante, la capital de la provincia», cuestionaron.

«Las empresas más chicas, y más aún las que venden solo GNC, son las más perjudicadas porque es su única entrada. Es un tiro en la cabeza. Están coaccionando el trabajo y así se hace complejo», completaron.

Desde la Defensa de Usuarios y Consumidores (DEUCO) de La Plata también criticaron la disposición de Camuzzi y la posición del Estado en este escenario. Roberto Daoud, secretario de DEUCO, dijo a Contexto que «es un tema que afecta gravemente al colectivo de los transportistas y a los sectores más vulnerables, que usan el gas como una alternativa. A la persona que sale a ganar los quinientos pesos del día como peón de taxi, por diez horas por día, no le rinde si ese servicio es a nafta».

Daoud: «No hay argumentos para que la empresa diga que no tiene los recursos, porque las tarifas han superado aumentos de 1.800%. Hay una deficiencia de la empresa».

Agregó que «el problema de las bajas temperaturas está previsto, pero tiene que resolverse. Acá hay un derecho vulnerado. No hay argumentos para que la empresa diga que no tiene los recursos, porque las tarifas han superado aumentos de 1.800%. Hay una deficiencia de la empresa. Lo que hay que discutir son los servicios públicos que vienen, con otras alternativas de gestión, porque este no es el camino».

Por último, en relación con las exportaciones de GNL que promociona el gobierno, Daoud sostuvo que lo prioritario tiene que ser el consumo interno indispensable: lo residencial, el transporte y la industria. «Si esos tres sujetos están cubiertos con una tarifa justa y razonable, obviamente que la exportación es parte del crecimiento del país».