Mientras los sectores sindicales denuncian las deplorables condiciones edilicias de los colegios bonaerenses en plena ola invernal, los estudiantes volvieron a las calles de La Plata para dar visibilidad al creciente ajuste en educación pública impulsado por Cambiemos.

Por ello, un centenar de agrupaciones universitarias y colegios secundarios se encolumnaron detrás de la Federación Universitaria de La Plata (FULP) y marcharon para reclamar la regularización del boleto estudiantil –trabado desde hace meses en el sistema de carga SUBE–, el recorte presupuestario, la delicada realidad salarial del sector docente, entre otros puntos.

«Hay miles de estudiantes que no tienen el boleto reglamentado. Hay ocho de las veintidós universidades nacionales de la provincia que no tienen ningún tipo de respuestas sobre el boleto mismo. Lo mismo pasa con los terciarios y la Universidad Tecnológica Nacional. A eso se suma que el recorte del 20% que se ejecutó en el presupuesto educativo pegó de manera distinta en cada institución, en muchos casos generando el cierre de horarios de cursada», dijo a Contexto Gisela Cernadas, presidenta de la FULP.

Cernadas: «Hay miles de estudiantes que no tienen el boleto reglamentado. Hay ocho de las veintidós universidades nacionales de la provincia que no tienen ningún tipo de respuestas sobre el boleto».

Cabe señalar que desde el sector gremial estudiantil han generado instancias masivas para detener el ajuste que impulsa María Eugenia Vidal sobre los niveles secundarios y terciarios. «Hace algunos días, por ejemplo, se cayó el techo de la Escuela de Teatro de La Plata. Los chicos no tuvieron aulas para cursar. Las condiciones son deplorables y ni siquiera hay calefacción para estudiar de manera óptima en momentos de frío polar como estos», anunciaron desde la FULP al convocar a la marcha que se movilizó desde Plaza Moreno hasta la Gobernación bonaerense.

Mientras tanto, en plena temporada electoral, el descontento crece contra la desatención del gobierno de María Eugenia Vidal y Mauricio Macri. «En principio nos negaron que el problema sea real, nos decían que ‘nuestro planteo es una mentira’. Luego reconocieron que era un problema pero que era técnico. Y el problema, de hecho, es político, porque lo que no quieren es poner plata porque la usan para pagar intereses de deuda con el FMI que son cinco veces mayor a educación, tres veces más que salud, dieciséis veces lo que se invierte en ciencia y técnica», agregó Cernadas.

De la marcha participaron espacios políticos estudiantiles universitarios y escolares como La Mella, UES, CES, CEPA, MUI, MILES, sectores estudiantiles de La Cámpora, representantes de la Universidad Tecnológica Nacional, entre otros.

La movilización culminó en Plaza San Martín, donde se realizó la lectura del documento consensuado por todos los sectores que adhirieron a la medida de fuerza. Allí se abordaron no solo denuncias vinculadas al sector educativo, sino a la fuerte política de represión y violencia institucional, y el avance del Fondo Monetario Internacional en la economía nacional.

«Esta estrategia sistemática de atacar a todos los sectores en lucha tiene su correlato en la educación pública. En la mayoría de las provincias se han ejecutado partidas que no han hecho más que deteriorar la calidad educativa. A casi un año de la muerte de Sandra y Rubén, no ha habido una respuesta del gobierno de Vidal, mostrando una vez más la desidia de este gobierno», expresó el documento.