A diez días del asesinato de Silvia Maldonado, la policía vuelve a matar a un menor

Matías Alderete, de catorce años, fue alcanzado por un disparo de la Federal en un confuso caso en La Tablada. Las versiones policiales hablan de un intento de robo a mano armada por parte del chico, pero organizaciones lo desmienten. Otra muerte a manos de la policía.

797
Foto: APU

La violencia institucional vuelve a hacer estragos en el Gran Buenos Aires. En este caso, una bala policial se cobró la vida de Matías Alderete, de catorce años, quien murió el último jueves al ser alcanzado por un disparo durante un presunto enfrentamiento en el partido bonaerense de La Matanza. El caso se da apenas diez días después de la muerte en Santiago del Estero de Silvia Maldonado, de diecisiete años, también a manos de la policía.

«La policía estaba corriendo a unos chicos y en esa persecución le dispararon a Matías un tiro en la espalda y otro en el pecho. Venía caminando por la ruta y pasaron unos chicos corriendo. Un policía de civil se bajó de un auto y le disparó un tiro en la espalda y un tiro en el pecho», señalaron desde la organización Madres en Lucha durante el transcurso de la mañana de ayer, mientras los grandes medios de comunicación omitieron el hecho ocurrido en la localidad matancera de La Tablada.

El hecho denunciado por la organización de madres de víctimas de gatillo fácil no tardó en hacerse viral entre medios comunitarios y alternativos, que lograron hacer visible un video registrado desde un automóvil, donde se observa a un grupo de efectivos y patrulleros de la Bonaerense rodeando el cuerpo de Alderete, desfallecido en la banquina.

Según trascendió, el episodio tuvo lugar en las cercanías de la rotonda de San Justo, en la zona de Camino de Cintura y Crovara. «Es terrible, sabemos que cada veintiún horas nos están matando un pibe o una piba. Según nos informaron compañeras de la zona, esto pasó mientras Matías iba a la escuela nocturna en Ciudad Evita. Hubo un robo en la zona y otros pibes salieron corriendo delante de él. Ahí empezaron a seguirlos la policía. Uno que estaba de civil bajó de un coche y le metió un tiro a Matías», dijo a Contexto Roxana Cainzo, integrante del colectivo activista y madre de Nehuén Rodríguez, joven asesinado en 2004 en el barrio porteño de La Boca por miembros de la Policía Metropolitana.

«Terrible. Matías Alderete de 14 años fue asesinado por la policía cuando iba a la escuela», anunció la abogada Alejandra Barry e integrante del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos. En esa misma línea se pronunció el legislador de Unidad Ciudadana Horacio Pietragalla, quien expresó: «Cada vez más seguido vemos a las fuerzas de seguridad asesinando a nuestros pibes, todas las semanas, todos los días. No es un policía que se corrió de sus funciones. Es el pedido explícito de Patricia Bullrich: disparar antes de preguntar».

Desde la organización Madres en Lucha denunciaron, además, que luego de ser baleado, los efectivos «trasladaron al Hospital Balestrini» el cuerpo ya sin vida y montaron una guardia «para que nadie entre». El oficial implicado en el asesinato fue identificado como Arnaldo Arias Mamani.

Cabe señalar que las fuentes Judiciales mantienen una versión diametralmente opuesta a la brindada por las organizaciones de derechos humanos. Según informó la propia agencia oficial de noticias Télam, la muerte de Alderete se dio a partir de una supuesta «amenaza de robo a mano armada» por parte del chico de catorce años hacia el hijastro del efectivo de la Federal que luego disparó y mató al menor.

Según informó el portal de noticias regional Matanza Digital, el referente de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), Pablo Pimentel, indicó que al momento de la muerte «no se cumplió el protocolo establecido para estos casos». «No lo puede tocar. Se deben comunicar con la fiscalía de turno y el fiscal tiene que venir a hacer una inspección ocular, resguardar la zona del hecho, ver testigos y dilucidar qué ha pasado», agregó Pimentel.