Las familias desalojadas en Melchor Romero exigen respuestas de la Municipalidad de La Plata, luego de que este jueves efectivos policiales les destruyeran sus viviendas y los dejaran en la calle sin sus pertenencias.

Según detallaron desde la Corriente Clasista y Combativa a Contexto, fueron unos 150 efectivos policiales los que participaron del operativo bajo instrucción del Juzgado N° 1 y del fiscal Marcelo Martini, quien ordenó el desalojo de las 56 familias que ocupaban los terrenos.

«Vinieron los policías, aparecieron todos por atrás, sacaron a la gente, sacaron a una chica que había tenido familia. Son 150 personas que están en la calle»

«Vinieron los policías, aparecieron todos por atrás, sacaron a la gente, sacaron a una chica que había tenido familia. Son 150 personas que están en la calle, que tienen los nenes con bronquiolitis. Los sacaron como un perro, empujando a los nenitos, incluso a la que había tenido familia. Nos dijeron que si no nos íbamos nos iban a cagar a palo», relató a Contexto Daniela, una de las vecinas desalojadas.

Hace cerca de un año, 56 familias habían desembarcado en un terreno en desuso de la localidad de zona oeste. Fueron acondicionándolo y armando sus viviendas, la mayoría pequeñas casillas. Según detallan, en este tiempo jamás tuvieron una advertencia, pero ayer, sin mediar palabra y sin mostrar ninguna orden de desalojo, llegaron fuerzas policiales y los sacaron a los empujones, de forma violenta, destruyendo las casas, incluso prendiendo fuego una.

«Rompieron todo y pararon porque vino un montón de gente a apoyarnos», detalló Daniela. «No pueden ser que nos saquen así como perros», agregó.

Tras el desalojo, los vecinos de Romero decidieron cortar 520 a la espera de que algún funcionario se acerque a darles alguna solución. Sin embargo no hubo novedades, debiendo pasar la noche en la calle, a la intemperie, sin siquiera poder ingresar a sacar sus pertenencias. 

Según habían detallado desde el operativo, de 8 a 10 de la mañana los vecinos podían pasar a retirar sus cosas; pasado ese tiempo eran consideradas «de propiedad privada», por lo que quien quisiera ingresar luego de ese lapso podría ser detenido. Paradójicamente, dentro de esas dos horas no pudo entrar nadie ante el impedimento de la policía.

Los vecinos se quedaron en el corte de 520 para no perder su pertenencias y que no avancen las topadoras que habían llegado para tirar abajo las viviendas.

Ante esto, los vecinos que hoy por la mañana tenían previsto movilizarse a la Municipalidad para exigirle una respuesta a Julio Garro se quedaron en el corte de 520 para no perder sus pertenencias y que no avanzasen las topadoras que habían llegado al lugar para tirar abajo las viviendas. 

«Estamos todos los vecinos, por eso no entra la topadora. Los policías están ahí y no se mueven», explicó Luciana, otra de las vecinas, en comunicación con FM Raíces. «Quieren destruir las casas con todas las cosas adentro, lo poco que compramos lo quieren destruir. La gente saca créditos de la Asignación para poder armar su casa y vienen estos y desarman y rompen todo. No les importa nada», agregó.