Luego de reiteradas movilizaciones en La Plata hacia sedes ministeriales y la Gobernación, sin haber tenido respuestas de Provincia, trabajadores estatales, judiciales y médicos bonaerenses instalaron ayer una carpa frente al Congreso para ratificar su reclamo por reapertura de paritarias y mejoras salariales a fin de no quedar debajo de la línea de pobreza.

La jornada comenzó a la mañana con una movilización desde la Casa de la Provincia hasta el Congreso, donde desde el mediodía los gremios ATE, CICOP y AJB instalaron una carpa blanca frente al palacio, sobre la Plaza del Congreso, donde los referentes gremiales encabezaron un acto «por políticas públicas inclusivas» para salud, justicia, educación y niñez. Allí también cuestionaron el rumbo de la política económica de Cambiemos a nivel nacional y provincial.

De Isasi: «Esto se da en el marco del plan de acción de los tres gremios por la reapertura de la paritaria y por aumento salarial para llegar a fin de mes y para abordar el debate sobre las políticas públicas que han sido vaciadas».

«Esto se da en el marco del plan de acción de los tres gremios por la reapertura de la paritaria y por aumento salarial para llegar a fin de mes y para abordar el debate sobre las políticas públicas que han sido vaciadas», dijo a Contexto Oscar de Isasi, secretario general de ATE presente en la actividad, quien añadió que desde la asunción de María Eugenia Vidal el acumulado de la pérdida salarial de los estatales es del 23%.

El gobierno de Vidal, en la mira por el apagón en La Plata, no convoca a los sindicatos para recomponer sus salarios mientras la inflación avanza sobre el poder adquisitivo de los asalariados. La semana pasada el INDEC informó que una familia necesitó en mayo un ingreso de 30.000 pesos para no ser pobre, de acuerdo con los bienes y servicios necesarios que integran la Canasta Básica Total que, a su vez, en el último año aumentó 61,1%, por encima del 53,7% del Índice de Precios al Consumidor (IPC).

«Con la paritaria cerrada, estamos condenados a que miles de compañeros recién en diciembre de 2019 cobren 19.800 pesos», objetó el gremialista.

Entre las principales medidas del gobierno de Vidal que cuestionaron los gremios, De Isasi remarcó el «endeudamiento sideral, vaciamiento de las políticas públicas, precarización laboral, baja salarial, retiros voluntarios y jubilaciones compulsivas».

Junto al tema salarial, la convocatoria implicó un rechazo al funcionamiento del Estado bonaerense por las condiciones edilicias de las escuelas, los hospitales y los edificios del Poder Judicial, la falta de personal y el ajuste presupuestario aplicado en estos sectores. «El ajuste se evidencia en la crisis de infraestructura: esta mañana, en el fuero de Responsabilidad Penal Juvenil de La Plata se encontraron con que una vez más se había caído el techo del juzgado. Eso no es un hecho fortuito sino que es reiterado, y es consecuencia directa de la desinversión del gobierno», dijo Pablo Abramovich, secretario general de la AJB, durante el acto.

Abramovich: «El ajuste se evidencia en la crisis de infraestructura: esta mañana, en el fuero de responsabilidad penal juvenil de La Plata se encontraron con que una vez más se había caído el techo del juzgado».

«Exigimos el abordaje de la grave crisis que atraviesa el sistema de salud. No hemos tenido nueva comunicación respecto a convocatorias y ha pasado una semana después de la reunión que tuvimos con el ministro (Andrés Scarsi)», expresó por su parte Fernando Corsiglia, vicepresidente de CICOP. «La situación del Estado provincial es crítica y la gobernadora Vidal no da respuestas», concluyó.