Mientras en la zona norte los vecinos siguen padeciendo el apagón de Edelap y la falta de control estatal, en la otra punta de La Plata el problema resulta ser Absa. A la reciente denuncia de los frentistas de Altos de San Lorenzo, que no pueden tomar el agua por el estado putrefacto con que llega a sus casas, se le suma el reclamo de los vecinos de barrio Aeropuerto, quienes hace trece días se encuentran sin el suministro.

Al igual que en Altos de San Lorenzo, los problemas en la zona de 4 y 613, que resulta ser un complejo de edificios, comenzaron luego del masivo apagón nacional del Día del Padre. «Resulta que parece ser que se quemó la bomba madre. Arba decía que era Absa, Absa decía que era Arba. Ninguno quiere hacer nada. En diciembre nos pasó lo mismo y estuvimos cuarenta días sin agua», detalló una de las vecinas en diálogo con Contexto.

«Resulta que parece ser que se quemó la bomba madre. Arba decía que era Absa, Absa decía que era Arba. Ninguno quiere hacer nada»

Según explicaron los vecinos, las dificultades en el barrio se deben a que los edificios comparten la misma bomba y muchas veces, ante el retraso de pago de algunos, cortan el agua, provocando una variación en el suministro que genera fallas y termina quemando la bomba y dejando a todos sin el servicio.

«Siempre pasa algo y estamos días sin agua. Lo que nosotros pedimos es que cada edificio tenga su conexión propia, que cada edificio pueda pagar su boleta, así que cada vez que haya que cortarle el servicio, se lo corten a uno, sólo a ese edificio que no paga, y no a miles de familias», dijo a Contexto Lorena, una de las vecinas del lugar. 

Ante esta problemática, comenzaron a tramitar un expediente de Absa pidiendo que se realicen las obras necesarias. «Nos comprometemos a pagar en término el servicio, para que la empresa pueda solventar el gasto que representa hacer la obra con la que se solucionaría el problema», apuntaron.

Mientras persiste este problema, los vecinos acarrean baldes con agua para el uso diario y compran bidones para beber, lo que complica sus bolsillos, sin un plan de contingencia ni camiones cisterna que los asistan, sin respuesta alguna de la Municipalidad de La Plata ni de la delegación. 

En Altos de San Lorenzo, en tanto, los vecinos denunciaron que tras el apagón nacional persisten los problemas con el agua, que resulta imposible de beber, ante el olor nauseabundo y la presencia de INSECTOS.

«Nos tienen de cuento en cuento. Nos preguntamos dónde está Garro. No lo conocemos ni en fotos por acá», apuntaron.

En Altos de San Lorenzo, en tanto, los vecinos denunciaron que tras el apagón nacional persisten los problemas con el agua, que resulta imposible de beber, ante el olor nauseabundo y la presencia de insectos y alimañas. Aún no han recibido respuestas.