En la zona Norte de La Plata, miles de vecinos siguen sin luz desde el sábado. La heladera vacía, la falta de agua, las escuelas y jardines cerrados y la inseguridad creciente que se cobró los primeros saqueos en comercios y domicilios son algunas de las consecuencias que atraviesan los vecinos de Villa Elisa, Gonnet y City Bell, que por lo pronto aseguran que las respuestas son insuficientes y dejan en evidencia, una vez más, no sólo las falencias de Edelap, sino también las del Estado y los organismos de control.

Según detalló la empresa, «por causas que aún no han sido determinadas», falló un cable subterráneo «que vincula las Subestaciones Tolosa y City Bell, provocando la salida de servicio de la Subestación City Bell». El hecho, ocurrido el sábado a las 21:30 hs, aún no fue reparado y podría demorar al menos unas veinticuatro horas más, hasta el jueves a la noche. Mientras tanto, Edelap intenta calmar la bronca vecinal con grupos electrógenos que no logran abastecer al total de la población afectada.

El hecho, ocurrido el sábado a las 21:30 hs, aún no fue reparado y podría demorar al menos unas veinticuatro horas más, hasta el jueves a la noche

El intendente Julio Garro también informó a los vecinos, a través de su cuenta de Twitter, que se trata de «una falla en la red de alta tensión que alimenta la subestación City Bell». Al mismo tiempo, cargó duro contra Edelap, contra quien van a «ir hasta las últimas consecuencias para determinar si las fallas tuvieron que ver con falta de mantenimiento y penalizar a la empresa».

Los vecinos, en tanto, estallaron de bronca en los comentarios y apuntaron a la falta de respuestas estatales. «Ni un agente de tránsito ayudando en pleno caos, sin agua… sin luz hace 60 horas en City Bell… Lucro cesante y falsas promesas», «con palabras vacías no basta y los actos no aparecen, una vergüenza, una estafa», «en Villa Elisa somos ciudadanos de segunda sr intendente? tiramos toda la comida, la cual al ir a comprarla aumenta todos los días!», «Sr intendente 2 días sin luz. No puede ser que vivamos así. Aparte no hay personal de seguridad en la calle! Cuál es el plan? el municipio no puede hacer más?», eran algunos de los comentarios desatados tras el escueto comunicado de Garro.

El problema es más serio que un cable y se entrecruzan los negociados de las distribuidoras eléctricas con el silencio cómplice del Estado y los organismos de control.

La subestación de City Bell, según informaron fuentes calificadas a este medio, recibe normalmente electricidad de dos centrales, una de La Plata y otra de Dock Sud. Sin embargo, esta última no se encuentra en el mejor de los estados: el 20 de junio de 2018 sufrió un incendió y aún no se han realizado los arreglos pertinentes. En este escenario, al sufrir fallas la conexión de La Plata, la zona norte no tuvo otro resguardo y quedó desconectada.

Según informaron a Contexto, tanto Edesur como Edelap, ambas de la firma Desarrolladora Energética S.A. (DESA), se desligaron de la responsabilidad del incendio y ninguna se hizo cargo de la reparación. El Organismo de Control de Energía Eléctrica de la provincia de Buenos Aires (OCEBA) tampoco hizo demasiado al respecto y las consecuencias siguen repercutiendo hasta el día de hoy.

Cabe destacar que DESA, propiedad de Rogelio Pagano, es una de las firmas que más se vieron favorecidas por el macrismo. Hasta 2018, el empresario sólo contaba con Edes y Edén, pero a fuerza de tarifazos la recaudación de Pagano creció exponencialmente; tanto es así que el año pasado decidió ampliar su negocio, comprando Edea y Edelap. Así, se quedó con el monopolio de la distribución eléctrica en territorio bonaerense.

DESA, de Rogelio Pagano, es una de las firmas que más se vieron favorecidas por el macrismo. Hasta 2018, el empresario sólo contaba con Edes y Edén, pero a fuerza de tarifazos la recaudación de Pagano creció exponencialmente.

En numerosas oportunidades la oposición ha pedido informes sobre el monopolio de Pagano, pero las respuestas no llegaron. Los ciudadanos, en tanto, siguen sin saber los planes de inversión de las empresas. En La Plata, el propio intendente que planea ir «hasta las últimas consecuencias» desconoce el mantenimiento de Edelap.

Sin embargo, el entramado no queda ahí. Sin control de OCEBA y con el desconocimiento de Garro, otro organismo que podría intervenir es la Dirección de Servicios Públicos de la provincia, hoy encabezada por Edgardo Volosin. Según detalla El Cohete a la Luna, desde «2013 hasta diciembre de 2015 fue apoderado de EDENOR y durante los últimos 15 años ocupó distintos cargos en Pampa Energía», la empresa de Marcelo Midlin, el presunto comprador de IECSA, del grupo Macri. Es decir que Volosin, quien debería controlar en nombre del Estado, estuvo de los dos lados del mostrador, siendo compañero de los empresarios.