Mientras que aún no hay respuestas de los motivos por los cuales se originó, vecinos de La Plata siguen sufriendo las consecuencias del apagón nacional del 16 de junio. Esta vez, desde Altos de San Lorenzo salieron a protestar por el estado de putrefacción en el que se encuentra el agua corriente, según aseguran, desde el masivo corte de luz.

Con un piquete en 25 y 72, encabezado mayormente por mujeres, frentistas de Altos de San Lorenzo advirtieron el estado de contaminación que tiene el agua, registrándose no sólo turbia, sino con mal olor e incluso hasta insectos (sanguijuelas, lombrices, renacuajos), por lo que directamente no puede ser utilizada.

frentistas de Altos de San Lorenzo advirtieron el estado de contaminación que tiene el agua, registrándose no sólo turbia, sino con mal olor e incluso hasta insectos.

En este escenario, acompañados por el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), acercaron un petitorio al delegado de Altos de San Lorenzo, Leonardo Villafranca, al que le exigieron la provisión momentánea de agua potable envasada, lavandina, cloro y elementos básicos. Al mismo tiempo, pidieron «de manera urgente una pronta solución para erradicar los problemas de manera integral y así mejorar la calidad de vida de quienes habitamos el barrio».

Los vecinos destacaron que, más allá de que los cortes de luz son reiterados en la zona, por lo que varios electrodomésticos se han quemado, no hubo respuesta de la cuestionada Edelap, que hoy tiene a media ciudad sin luz, ni tampoco del Municipio de Julio Garro.

Desde el FOL advirtieron que esta no es una situación aislada, «sino que el barrio sufre diversas problemáticas ante las cuales los funcionarios de Cambiemos no dan ningún tipo de respuesta». Una de ellas es la falta de recolección de residuos, lo que agudiza la contaminación del lugar, así como también la proliferación de roedores.

Esto se suma a uno de los problemas históricos que padece Altos de San Lorenzo, que es la presencia de canteras que funcionan como basurales. En una de ellas, advierten, «se arrojan toneladas de residuos de manera ilegal y fue denunciada por los vecinos en reiteradas oportunidades. A su vez, propicia las inundaciones, ya que la basura tapa las zanjas y por lo tanto el agua no tiene posibilidad de desagotarse».