Tras diez días con retención de tareas, los trabajadores de la Unidad de Pronta Atención (UPA) de Los Hornos realizaron una nueva jornada de protesta en 66 y 153, donde anunciaron la renuncia de los directivos de la UPA por «incapacidad e inoperancia absoluta» y comunicaron las respuestas obtenidas en estos días.

La UPA había entrado en conflicto hace diez días ante el ingreso de una persona armada al establecimiento, quien amenazó de muerte a los profesionales de la salud, exigiendo que atendieran inmediatamente a una familiar. Días antes, otros pacientes se habían puesto violentos ante la falta de traumatólogos de guardia, un hecho recurrente ante la escasez de trabajadores y la alta demanda de pacientes.

En este escenario, los trabajadores comenzaron un plan de lucha que incluyó paros, retención de tareas y manifestaciones en la puerta y que culminó hoy con una radio abierta y un corte de calle, tras el compromiso del Ministerio de Salud de la provincia de incorporar más personal y reforzar la seguridad de la UPA.

«Todo lo que pedimos lo hemos conseguido. Esto fue fruto de la lucha de los trabajadores del lugar que se pusieron al hombro el conflicto después de la problemática. Conseguimos dos policías por turno las veinticuatro horas, dos pediatras, con la posibilidad de conseguir dos pediatras más para poder cubrir las veinticuatro horas de guardia, dos agentes de higiene y un cuidador hospitalario», detalló en diálogo con Contexto Emanuel Bagnola, delegado de ATE.

Bagnola: «Conseguimos dos policías por turno las veinticuatro horas, dos pediatras, con la posibilidad de conseguir dos pediatras más para poder cubrir las veinticuatro horas de guardia».

Desde los sindicatos, en tanto, detallaron que se están haciendo efectivas las renuncias de la directora de la UPA, Silvia Martín, y la codirectora, Beatriz Galiendo, al tiempo que se espera también que sea apartado Daniel Corsiglia, director ejecutivo.

«Por la inoperancia, la falta de gestión y el maltrato que han llevado en la dirección de la UPA, han renunciado hace pocos días. Desde nuestro espacio estamos haciendo lo posible para acercar una propuesta al Ministerio de Salud para que sea un trabajador de la misma UPA, un profesional, probablemente un médico, que pueda tomar el cargo de gestión», explicó a Contexto Patricio Lefleur, delegado de ATE.

Si bien el balance de los trabajadores es positivo, exigen que se les brinde garantías respecto del cumplimiento de lo acordado. «En ocasiones anteriores tuvimos que llegar a hacer retención de tareas por promesas de que iba a haber policías, cuando estuvieron una semana y no estuvieron más. Necesitamos que nos garanticen que va a haber seguridad las veinticuatro horas para los compañeros y también creemos necesario que se genere una guardia de traumatología las veinticuatro horas para la UPA», sostuvo Bagnola.

«Sabemos que falta mucho más y vamos por eso también. Han sido diez días arduos, desde lo físico también, pero contentos de haberlo podido llevar adelante», agregó Lefleur. «Estamos atentos a propuestas para mejorar toda la situación de la UPA, todo lo que promueva el mejor funcionamiento y la propuesta de cargos que faltan, y demás para seguir la pelea, lo vamos a charlar entre todos como hacemos siempre y tratar de hacerlo efectivo en el día a día», detalló.