Las escuelas de La Plata siguen vulnerables ante cada tormenta. Ayer por la mañana, en la cocina de la Escuela Primaria N° 46 de Arana (131 y 642), en el sur de La Plata, se desprendió el cielorraso de la cocina mientras las auxiliares preparaban la comida para los alumnos y alumnas. No hubo heridos, aunque las trabajadoras y los gremios advirtieron del crítico estado edilicio de las escuelas que dependen del Fondo Educativo de la Municipalidad.

La Primaria N° 46 comparte edificio con la Secundaria N° 37 –que reclama un edificio propio– y el Jardín N° 937. «Son parte de la lista del Fondo Educativo. Se habían hecho algunas refacciones, pero vemos que no hay un mantenimiento, por lo tanto, ante situaciones de tormentas, el cielorraso se empezó a desprender», afirmó a Contexto Jésica Salinas, secretaria general de la junta interna de ATE Educación La Plata.

Tras el desprendimiento, miembros del Consejo Escolar de La Plata asistieron a la escuela para inspeccionar el lugar, paso previo a que el Municipio haga las reparaciones correspondientes.

«Nosotros detectamos que en muchas de las escuelas donde se aplica el Fondo Educativo las reparaciones son parciales, en muchos casos son un maquillaje, porque los mismos problemas se vuelven a generar», dijo Salinas. «Esperemos que el Municipio haga las reparaciones necesarias para que este tipo de cosas no vuelvan a pasar», agregó.

La situación de precariedad de la escuela de Arana, que lleva a estos accidentes, se replica en los distintos puntos de la ciudad. En abril, tras un fuerte temporal se voló el techo de la Escuela Técnica N° 5 (76 e/ 7 y 8) que correspondía a los talleres. Allí tampoco hubo heridos, pero los daños fueron graves por la caída del cielorraso y el ingreso de agua.

La semana pasada, los gremios docentes de La Plata hicieron público un informe donde advirtieron que en la ciudad hay serias necesidades en las escuelas en materia de infraestructura, mobiliario y comedores escolares, entre otros puntos (https://bit.ly/31Jh1np).