Yanina trabaja en la sede de calle 7 e/ 35 y 36, al igual que su pareja. Acercándose la fecha de parto y advirtiendo que el Convenio Colectivo de los y las trabajadores de PAMI no contempla la figura de co-maternidad, desde el Sindicato Unido de Trabajadores y Empleados de PAMI (SUTEPA) iniciaron un trámite administrativo para avanzar al respecto, sin respuesta alguna de la obra social.

Ante esto, la trabajadora decidió recurrir a la Justicia con el acompañamiento del programa Diversidad familiar de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y el 27 de mayo pasado el Juzgado Federal Civil, Comercial y Contencioso Administrativo N° 2 de La Plata se expidió a su favor y le reconoció el derecho a la licencia. Sin embargo, la administración de PAMI le puso una nueva traba y apeló el fallo, por lo que hoy esa licencia está en riesgo.

«Este acto es para denunciar esa apelación y la falta de discusión en políticas de género que lleva adelante la institución, y básicamente para que ninguna trabajadora más tenga que pasar una situación como la que tuvieron que pasar estas compañeras, teniendo que someterse a un proceso judicial para reconocer sus derechos», dijo a Contexto Patricia Flores, secretaria gremial de SUTEPA.

Patricia Flores: «Este acto es para denunciar la falta de discusión en políticas de género que lleva adelante la institución y para que ninguna trabajadora más tenga que pasar una situación».

El argumento de PAMI para apelar es señalar que, en caso de reconocer esta licencia, correría riesgo financiero la institución, lo que es desmentido y repudiado por los trabajadores que hoy realizaron una radio abierta en la sede de calle 7.

«Nos dicen que no la pueden otorgar porque no está regulada. No está regulada en nuestro Convenio Colectivo pero hay un montón de normas de otra jerarquía, normas internacionales que acompañan este reclamo. También nos dicen que no lo pueden hacer por problemas de financiamiento, dicen que reconocer la licencia pondría en peligro el equilibrio financiero de la institución y no tiene sentido, es uno de los presupuestos más grandes», agregó Flores.

Desde SUTEPA destacan que esto no es aislado, sino que se enlaza con una lógica que atraviesa la gestión de Cambiemos al frente del organismo, que suspendió las subcomisiones paritarias del Convenio Colectivo de Trabajo, impidiendo así que que se discutiera «entre gremios y patronal» cuestiones de género y diversidad, por lo que no sólo exigen que se le reconozca el derecho a Yanina, sino una serie de políticas al respecto.

«No sólo el no reconocimiento de la licencia de Yanina es un hecho de discriminación, sino que nosotras venimos trabajando en diferentes acciones por falta de políticas de género que hay en la institución»

«No sólo el no reconocimiento de la licencia de Yanina es un hecho de discriminación, sino que nosotras venimos trabajando en diferentes acciones por falta de políticas de género que hay en la institución. Estamos denunciando esa situación, como por ejemplo que falta otro tipo de licencia, como la licencia por violencia de género cuando tuvimos una compañera víctima de feminicidio, cuando faltan lactarios para las compañeras, cuando hay muchas peleas que dar, nosotras también pedimos la ampliación de las licencias para los padres, para que también puedan acompañar a las mujeres en la crianza de sus hijos», agregó Flores.