Hartos de la falta de respuestas por parte de la gestión de Julio Garro, vecinos nucleados en distintas asambleas barriales de La Plata decidieron dirigirse al Palacio Municipal para pedir explicaciones directas por parte del intendente sobre las obras de avenida 32 que amenazan el espacio verde de la zona.

Tanto la Asamblea de Inundados de Tolosa como la Asamblea Vecinal Barrio Norte y el colectivo Barrio Hipódromo Sustentable se pronunciaron sobre el impacto ambiental y urbano que denuncian en obras como cementación de la rambla de 32 y el paso bajo nivel de calle 1. Por este motivo, se presentaron en la Municipalidad este viernes para hacer visible la protesta y exigir la presencia de Garro. Sin embargo, una vez más el jefe comunal ignoró el reclamo.

«Sabemos que sí se juntan con gente que les es funcional y salen en los medios. La realidad es que a nosotros ni siquiera nos dejan ingresar»

Desde el comienzo hubo fricciones para permitir el ingreso de una delegación de las asambleas, que reclamaban ver de manera personal a Garro. «Nos trataron con mucha agresividad y soberbia», comunicaron a Contexto, mientras aguardaban respuesta de la Comuna, al ser retenidos por empleados de seguridad y administrativos del lugar.

«Esta gestión, amparada en un protocolo para poner de excusa y no dejarnos entrar, ha tomado la decisión de hacer oídos sordos para sentarse a discutir los problemas reales de los vecinos, en especial de quienes fuimos víctimas de la inundación. Sabemos que sí se juntan con gente que les es funcional y salen en los medios. La realidad es que a nosotros ni siquiera nos dejan ingresar a la Municipalidad», dijo a Contexto Vanesa Zaffiro, referente de los frentistas de Tolosa, quien integró, junto a otras cinco vecinas, la comitiva que llegó a calle 12

Lo cierto es que los vecinos no pudieron reunirse con Garro y, una vez más, les hicieron dejar sus datos para «coordinar una entrevista», hecho que los delegados descartaron de plano. Después de esperar una hora, fueron enviados a la Torre I, donde incluso fueron increpados por «ir sin avisar».

«Fue un manoseo que duró unas dos horas. Esto es una falta de respeto a los vecinos que venimos intentando discutir esto con el Ejecutivo. Mientras hacen pozos y nos dicen que son ‘obras que van a beneficiar al vecino’, los inundados sabemos perfectamente que de ninguna manera puede ser beneficioso hacer pozos, arrasar con los espacios verdes y rellenar con cemento la ciudad», agregó Zaffiro.

«los inundados sabemos perfectamente que de ninguna manera puede ser beneficioso hacer pozos, arrasar con los espacios verdes y rellenar con cemento la ciudad»

Cabe destacar que la semana pasada los frentistas llevaron adelante un «carretillazo», en el que decidieron tapar con tierra los múltiples pozos y excavaciones que la Municipalidad realizó en la zona de la rambla, desde 13 hasta la vía. La manifestación, donde decenas de vecinos se convocaron para rellenar con tierra y plantar árboles, no sólo fue ignorada por la Comuna sino que, además, al otro día las máquinas ya estaban cavando pozos de nuevo.

Según indicaron, la disconformidad creció tras varias reuniones que las asambleas mantuvieron con María Botta, directora de Planeamiento Urbano municipal, quien se había comprometido a presentar los reclamos ante Garro. Las semanas pasaron y la gestión local no volvió a dar respuestas.