Contra la intención del intendente Julio Garro de desviar fondos para redes cloacales a obras en dos de las zonas más privilegiadas de La Plata, la comunidad de Nuevo Abasto se moviliza para exigir que ese presupuesto quede en el barrio. Vecinos y entidades barriales marcharán hoy contra la decisión de la Comuna de dejar sin cloacas a un barrio de necesidades urgentes, para priorizar zonas del centro y zona norte.

Según trascendió en las últimas semanas, el Ejecutivo argumentó que había una «imposibilidad técnica» para concretar la red cloacal en Nuevo Abasto, y por eso decidió redireccionar el presupuesto de casi 40 millones de pesos para embellecer el paseo comercial de Cantilo, en City Bell, y la peatonalización de avenida 51.

«Los vecinos nos manifestaremos repudiando el intento del Gobierno municipal de buscar redireccionar los fondos para hacer las cloacas en el barrio Sin Fronteras (Nuevo Abasto) y hacer un paseo de compras y una peatonal en calle 51», fueron las palabras con que la comunidad del barrio platense se pronunció en un comunicado, donde convocaron a la protesta que se concentrará en 520 y 214. Inicialmente la actividad se iba a realizar ayer, pero debió postergarse para hoy a causa de las tormentas.

Leer también: Concejales repudiaron el desvío de fondos del convenio de Nuevo Abasto

«Lo que hoy decidimos con los vecinos es realizar una marcha de antorchas para hacer visible este reclamo y que el Municipio escuche nuestra voz. Esta obra tiene que hacerse en el barrio, como tantas otras», dijo a Contexto Jorge Martínez, vecino e integrante de la Cooperativa de Agua Potable de barrio Nuevo Abasto, entidad que debió salir a desmentir los argumentos de la Municipalidad, que esgrimió la «imposibilidad técnica» para desarrollar el plan de cloacas.

Martínez: «decidimos con los vecinos realizar una marcha de antorchas para hacer visible este reclamo y que el municipio escuche nuestra voz. Esta obra tiene que hacerse en el barrio».

«Es evidente que sólo motivos electorales pudieron interferir en la postergación injustificada de la necesaria e imprescindible obra de saneamiento, tantas veces postergada», había puntualizado Martínez en un escrito lanzado para desmentir a la Comuna.

El Ejecutivo también había señalado que, para concretar la red de agua, iba a ser necesaria la construcción de una nueva planta de tratamiento de residuos cloacales, hecho que fue también desmentido por el barrio. «Creemos que con que sea puesta en valor la actual planta es suficiente», expresaron.

«Es una necesidad básica muy importante para la localidad, no queremos que esto derive en politizaciones y se tergiverse. Queremos que esto se concrete para que el barrio pueda crecer y verse beneficiado. No hay un impedimento legal para que las obras se lleven adelante en nuestro barrio», agregó el vecino.

La caravana fue encabezada por los vecinos del barrio junto a instituciones públicas cercanas a la causa. Cabe resaltar que el desarrollo de Nuevo Abasto fue resultado del proceso de tomas de tierra que tuvo lugar en 2015, que requirió un plan integral de políticas urbanas para suplir las urgentes necesidades de cientos de familias que aun esperan la puesta en marcha de obras.

En el marco del programa «Hábitat Nación», la entonces Secretaría de Hábitat y Vivienda de Nación designó 149.345.966 pesos a la Municipalidad de La Plata a fin de que se ejecuten «obras de infraestructura básica y fortalecimiento comunitario en el Barrio Nuevo Abasto». Además, el Municipio aportaría 2.176.212 pesos más que estaban previstos, además de para la red cloacal y la potabilización del agua, para la realización de la red vial, luminarias, mantenimiento de arbolado, parque de skate y mantenimiento de plazas.