Mientras el intendente Julio Garro se muestra en spots de campaña con la inauguración del flamante Centro Operativo de Emergencias Municipal (COEM), cada vez más vecinos se plantan contra las obras que derivarán en el arrasamiento de algunos de los espacios verdes clave para el equilibrio ambiental de la ciudad.

Tal es el caso de las asambleas vecinales que, desde hace semanas, han comenzado a combinar fuerzas contra el avance de la gestión municipal y ahora buscarán sentar en la mesa al propio Garro para hacer valer sus denuncias contra obras como la cementación de la rambla de avenida 32 o el discutido paso bajo nivel sobre esa misma calle, a la altura de 1.

«La cementación de la rambla de la avenida 32, destruyendo la alfombra verde y poniendo en peligro la arboleda, la privatización de terrenos en Tolosa que pasaron de ser el patrimonio de los vecinos a un emprendimiento inmobiliario, o el estrago realizado en la zona de 1 y 32 donde se destruyeron cuatro hectáreas de arboledas y suelo verde para construir un bajo nivel, son claros ejemplos de cómo se prioriza el maquillaje electoral por sobre la opinión de los ciudadanos produciendo graves daños para nuestra ciudad», expresaron los frentistas en un comunicado.

Por ello, los inundados apuestan a profundizar la lucha por visibilizar el grave impacto ambiental que pueden acarrear estos emprendimientos que, en plena temporada de campaña, no parecen dar muestra de frenar. Cabe recordar que los frentistas nucleados en la Asamblea Vecinal Barrio Norte, la Asamblea de Inundados de Tolosa y la Asamblea Barrio Hipódromo Sustentable unieron fuerzas e impulsaron un «carretillazo» en la zona de 8 y 32, a modo de protesta contra la obra que busca modificar la rambla con la tala indiscriminada de árboles y la erradicación de la alfombra verde de la zona.

La manifestación, donde decenas de vecinos convocaron a rellenar con tierra y plantar árboles donde las máquinas ya habían excavado, no sólo fue ignorada por la Comuna, sino que además, al día siguiente, las máquinas ya estaban cavando pozos de nuevo.

Según indicaron, la disconformidad creció tras varias reuniones que las asambleas mantuvieron con María Botta, directora de Planeamiento Urbano municipal, quien se había comprometido a presentar los reclamos ante Garro. Las semanas pasaron y la gestión local no volvió a dar respuestas.

«Al principio nos dijeron ‘está muy bien todo lo que ustedes dicen, vamos a ir para atrás con esto’. Eso nunca pasó, siguieron adelante como si nada. Botta luego nos convocó a una reunión y después nos dejó plantados. Entonces decidimos hacer el carretillazo porque al final esto es un partido de ajedrez: nosotros hacemos una intervención, ellos vienen con máquinas a remover la tierra otra vez», dijo a Contexto la referente de la Asamblea de Inundados de Tolosa, Vanesa Zaffiro.

Por este motivo, los asambleístas se dirigirán este viernes próximo a la Municipalidad de La Plata a interpelar de manera directa a Julio Garro, para conseguir una respuesta definitiva al reclamo por los espacios verdes que, además de la cementación de la rambla, incluye el bajo nivel y la venta de dos lotes clave de Tolosa que serían utilizados para un proyecto inmobiliario.

«Garro, al igual que Macri y Vidal, está haciendo eje de campaña electoral con la obra pública, quiere demostrar con esta obra de la rambla que mejora los espacios públicos, pero en realidad los destruye. Nosotros sabemos bien lo que significa en la ciudad inundable», indicó a Contexto el referente de la Asamblea de Barrio Norte, José Rusconi.