Por los hechos de violencia que sufren sus trabajadores, con una escasa respuesta estatal, la Unidad de Pronta Atención (UPA) N° 6, ubicada en Los Hornos, vuelve a ser noticia. Esta vez, un hombre directamente apuntó con su arma a los trabajadores, pretendiendo que atendieran con rapidez a su esposa al grito de «o la atienden o les pego un tiro a cada uno».

Según relataron fuentes de ATE, los hechos se dieron este martes a la noche, cuando el sujeto en cuestión entró con su auto al sector de ingreso y salida de ambulancias y exigió que atendieran inmediatamente a la mujer en ese espacio reservado para el uso de vehículos de asistencia médica. Los trabajadores le señalaron que estaba en un lugar prohibido y le pidieron que se traslade hasta el otro ingreso, pero el hombre sacó un arma y los amenazó, por lo que el personal médico terminó cediendo.

«No puede ser que estemos sufriendo este grado de violencia física y psíquica. Los compañeros que estaban en ese momento, no tienen ganas de seguir trabajando, amenazados directamente de muerte con un arma. Si bien los hechos se vienen sucediendo, la violencia se ha ido incrementando y el Estado no ha dado respuesta para garantizar la seguridad física de cada compañero», explicó a Contexto Patricio Lefleur, delegado de ATE en la UPA N° 6.

Lefleur: «los hechos se vienen sucediendo. la violencia se ha ido incrementando y el Estado no ha dado respuesta para garantizar la seguridad física de los compañeros».

Cabe recordar que a fines de diciembre pasado los trabajadores sufrieron el ataque a una trabajadora por parte de familiares enojados al encontrarse sin guardia pediátrica, lo que derivó en una intensa jornada de lucha en reclamo de mayor seguridad, así como de más profesionales. Tras cinco días de paro, consiguieron abrir un canal de diálogo con la Dirección Provincial de Hospitales (DPH), pero no han brindado soluciones concretas.

«Nuestro reclamo siempre va de la mano del pedido de personal, de profesionales, pediatras y traumatólogos que necesitamos veinticuatro horas y no tenemos. Es en común con el pedido de insumos y medicamentos. No puede ser que en nuestro espacio laboral tengamos miedo de sufrir un agravio o algún hecho de violencia como trabajadores de la salud. A veces los recursos que nos da el Estado son tan escasos y tan precarios que ante la no posible respuesta en determinadas situaciones la gente suele violentarse», sostuvo Lefleur.

El sábado, ante la falta de traumatólogos, familiares de un paciente se violentaron golpeando las paredes, agrediendo y amenazando a los trabajadores, que se encuentran prácticamente sin resguardo policial.

«La Provincia ha hecho un recorte en materia de seguridad en los hospitales. Ha dejado a la UPA con un solo efectivo que tendría que estar las veinticuatro horas para cubrir y resguardar la integridad física de cada compañero, pero lamentablemente ni siquiera tenemos eso por problemas del Ministerio de Seguridad, por problemas de pago, aducen que no pueden cubrir y suplir esa única persona», detallaron desde ATE.

Este viernes los trabajadores harán una jornada en la UPA para visibilizar la situación que atraviesan y exigirle respuestas a Alejandro Ravecca, el director provincial de Hospitales. Sin embargo, una asamblea que se desarrollará esta tarde puede profundizar el plan de lucha.