La Unión Papelera Platense sigue sufriendo los efectos de los tarifazos, y esta vez es el suministro de gas el que corre peligro de corte ante una deuda que los trabajadores consideran impagable. Denuncian que el intendente Julio Garro no les contesta un pedido de ayuda.

La empresa fue recuperada por sus trabajadores en 2001, tras el abandono de sus dueños en el contexto de crisis. Por ese entonces eran sólo veintisiete los empleados, quienes en forma de cooperativa, de la mano de la recuperación económica del país, pudieron duplicar el personal. Sin embargo, desde la llegada del macrismo a la fecha, la papelera se encuentra sobreviviendo entre los tarifazos y la caída del consumo.

En abril de este año habían sido noticia por la deuda de unos 7 millones de pesos que mantenían con Edelap que les valió el corte del suministro eléctrico, dejándolos al borde del cierre. Sin embargo, pudieron reestructurarla y mantenerse en pie. Ahora es con la distribuidora de gas Camuzzi con la que entraron en conflicto, al no poder negociar el saldo negativo que ronda los ocho millones, y que ya tiene fecha de corte para este jueves.

«Lo que debemos es una deuda vieja. Como todos saben, con los aumentos excesivos de los servicios no se pudo pagar, pero lo que estamos consumiendo día a día lo estamos pagando, lo que debemos es viejo y Camuzzi nos está reclamando esos metros cúbicos que se consumieron: son 1.212.327 metros cúbicos; en pesos son como ocho millones», explicó a Contexto José Mansilla, presidente de la cooperativa.

Según detallaron los trabajadores, ellos reconocen la deuda y están dispuestos a pagarla, pero la empresa no les da «la posibilidad de sentarnos a negociar», al no querer financiarla. «No nos quieren abrir una puerta para negociar, pero no podemos pagar la cantidad de plata ahora», apuntaron.

Desde Unión Papelera Platense destacaron que la venta cayó notoriamente en el último tiempo, reduciéndose prácticamente a la mitad. En este escenario se dificulta aún más pagar las abultadas tarifas. «El consumo bajó un montón y lo poco que estamos haciendo es para pagar los servicios. Acá hay sesenta familias que estamos a la expectativa de qué carajo va a pasar», sostuvo Mansilla.

La lucha que llevan adelante para enfrentar las tarifas, detallan, la están haciendo en soledad, sin respuestas ni apoyos del Estado. «Hasta ahora, como nos pasó la otra vez, no tuvimos ningún encuentro. Estoy intentando comunicarme con el intendente de La Plata (Julio Garro), pero no me puedo comunicar. No tenemos respuesta de nadie todavía», destacaron los trabajadores, quienes no descartan una pronta movilización en estos días.

Por lo pronto, es inminente el corte del servicio, con una orden pautada para el jueves a las 12 hs. Desde la cooperativa, en tanto, están dispuestos a resistirse para que no les corten y poder avanzar hacia un acuerdo con la empresa Camuzzi.