Mientras las obras del paso bajo nivel de 1 y 32 ahora enfrentan un pedido de información en la Legislatura por parte de la oposición, la lucha de la comunidad vecinal por frenar el proyecto sigue sumando adhesiones. Así lo demuestra la adhesión de distintas asambleas barriales que ahora se suman a la comunidad de Tolosa para poner en discusión el impacto urbano y ambiental que la megaobra puede llegar a provocar.

En los últimos meses, los constantes reclamos por reevaluar proyectos alternativos han hecho eco en otras zonas de la ciudad donde la necesidad de Julio Garro de mostrar obra pública comienza a hacer estragos en la integridad del espacio y el medioambiente. Tal es así que los vecinos agrupados en la Asamblea de Inundados de Tolosa, la Asamblea Vecinal Barrio Norte y la Asamblea Barrio Hipódromo Sustentable manifestarán su repudio a la obra de la rambla de 8 y 32 que arrasará uno de los espacios verdes más importantes de la zona.

«Vemos como una locura la depredación que se está realizando en 1 y 32 con la construcción del bajo nivel, la privatización de terrenos públicos en Tolosa y la cementación de la rambla de avenida 32», resaltaron las agrupaciones a través de un comunicado, donde anuncian que hoy sábado llevarán adelante un «carretillazo» a modo de protesta, donde decenas de vecinos se acercarán a rellenar con tierra las excavaciones realizadas por la Comuna para la obra sobre avenida 32.

«Se decidió hacer lo que el Municipio no hace: poner manos a la obra para que la rambla vuelva a ser el mismo espacio que disfrutamos siempre. De tal manera que convocamos a los vecinos a que se acerquen con sus palas, rastrillos, azadas, carretillas y otros elementos necesarios para retirar la tosca que trajeron y que impermeabiliza el terreno e impide el crecimiento de vegetación para luego rellenar con la tierra negra que fue retirada en un principio y dejaron amontonada», agregaron.

En pleno año electoral y con el intendente Julio Garro posicionado como una de las principales figuras de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires, los vecinos advierten sobre cómo «el Municipio pretende hacer lo que no hizo en tres años en un solo año y además sin consultar».

«Esto tiene que ver con que no es sólo un simple problema ambiental. Acá el estrago tiene que ver también con lo que se está haciendo con los espacios verdes de la ciudad. Tanto el gobierno municipal como el provincial están llevando adelante estas obras, pero con fines absolutamente electorales», dijo a Contexto José Rusconi, integrante de la Asamblea Vecinal de Barrio Norte.

«Desgraciadamente la obra que quieren mostrar ahora no es para mejorar la calidad de vida de los vecinos, sino que esto va a traer serias consecuencias. Nosotros les damos mucha importancia a los terrenos de absorción, como es la tierra con la alfombra verde y los árboles que absorben agua de lluvia», dijo Rusconi.

Al conflicto de la rambla y el bajo nivel se suma también el problema de las mentadas obras hidráulicas, aún irresueltas en su totalidad, que fueron uno de los pilares de campaña fundamentales de Garro durante 2015.

«Falta muchísimo. No estamos preparados para grandes lluvias, mucho menos para lidiar con una similar a la del 2 de abril. Esto es un reclamo de Barrio Norte, pero también nos preocupa lo que sucede en 1 y 32 –que tiene una oposición de una enorme cantidad de vecinos–. Están depredando el espacio verde y la arboleda».

En tanto, las asambleas vecinales se convocarán esta tarde a partir de las 15:30 hs en la zona de 1 y 32 para llevar adelante el «carretillazo» y reclamar al gobierno de Julio Garro que frene las obras que, una vez más, son rechazadas por la comunidad.