Como ya había adelantado Contexto a finales de mayo, los manteros se encontraban en estado de alerta ante la notificación de un inminente desalojo por parte de la Municipalidad de La Plata, a cargo del intendente Julio Garro.

Desde entonces, manteros y vendedores de la zona vienen realizando numerosas actividades para denunciar la situación que atraviesan, trabajando bajo la amenaza constante del Municipio.

Finalmente, hoy Plaza San Martín amaneció vallada con un cordón policial del que forman parte la Policía bonaerense, la Policía de Investigaciones de la provincia de Buenos Aires, la Dirección de Infantería, el Departamento de Drogas Ilícitas y personal de Control Urbano, dependiente del Municipio.

Con un empleo estancado y una pobreza que creció a un 30% y un indice de indigencia que alcanza el 7,7%, en La Plata cada vez son más los manteros que encuentran en la venta de ropa usada una forma de subsistir. Según estimaciones de los propios trabajadores, son alrededor de quinientos los vendedores que desembarcan martes, jueves y viernes en Plaza San Martín, en su mayoría mujeres, jefas de familia, jubilados y desempleados, que hoy ven en jaque sus ingresos ante la amenaza policial.

«Está la plaza tomada por la policía. Es contra nosotros y contra toda la venta ambulante de calle 7 y contra toda la economía popular platense. Eso es Julio Garro: hambre», sostuvo uno de los manteros en diálogo con Contexto.

Para este mediodía se espera una movilización de los manteros y vendedores ambulantes en las inmediaciones de calle 7. A su vez, la Defensoría del Pueblo se encuentra trabajando con medidas que puedan evitar la represión.