Vecinos, organizaciones sociales y de la comunidad platense comenzaron a hacer oír sus críticas contra la decisión de Julio Garro de desviar fondos destinados a realizar cloacas en el barrio Nuevo Abasto para embellecer el paseo comercial de City Bell y el centro platense. Repudian la reasignación de casi 40 millones de pesos que iban a destinarse a un barrio de la periferia para invertir en dos de las zonas más privilegiadas de la ciudad.

«Repudiamos enfática y categóricamente la decisión del intendente de la ciudad de La Plata, Julio Garro, de reasignar los fondos de 37 millones de pesos que originalmente estaban destinados a la construcción de las cloacas para el barrio de Nuevo Abasto –ubicado sobre la calle 520 a la altura de 213– al reacondicionamiento de la calle Cantilo del barrio de City Bell y a completar la peatonalización de la Avenida 51 entre las calle 4 y 6 de la ciudad de La Plata», expresaron desde el Encuentro de Organizaciones por un Hábitat Justo en La Plata.

La decisión llegó de manera expeditiva a la Municipalidad y el bloque de Unidad Ciudadana se pronunció en contra. Ahora, la comunidad se plegó en este rechazo donde también adhieren alrededor de cincuenta organizaciones, como es el caso de la CTEP, la FETRAES, el Frente Eva Perón, la Federación Tierra y Vivienda, la CCC, entre tantas otras.

«El hecho de reasignar fondos que estaban destinados a cloaca y agua potable en un barrio humilde, en condiciones de emergencia, y que se destine a dos sectores de casi la zona norte de la ciudad, donde ya hay una concentración económica y pujanza, es obsceno. Es el gesto político de unos improvisados, ineficientes e insensibles. Trabajan solamente en función del show mediático y no de los problemas estructurales de la ciudad», dijo a Contexto la arquitecta Soledad del Cueto, quien ha seguido el tema paso a paso en el Concejo Local del Hábitat.

Del cueto: «reasignar fondos que estaban destinados a cloaca y agua potable en un barrio humilde, en condiciones de emergencia, a sectores donde hay concentración económica y pujanza es obsceno».

Cabe resaltar que el desarrollo del barrio conocido como Nuevo Abasto fue resultado del proceso de tomas de tierra que tuvo lugar en 2015, que requirió un plan integral de políticas urbanas para suplir las urgentes necesidades de cientos de familias que aun esperan la puesta en marcha de obras.

Leer también: Concejales repudiaron el desvío de fondos del convenio de Nuevo Abasto 

«Es importante destacar que la obra de cloacas en Nuevo Abasto tiene el financiamiento específico que fuera otorgado por el Gobierno Nacional para llevarse adelante en ese barrio de la ciudad, donde viven cerca de 500 familias con grandes carencias y urgencias que afectan seriamente las condiciones de vida», expresaron en un comunicado donde oficializan el rechazo.

«Hay que remarcar que en el enorme territorio de la ciudad de La Plata tenemos más de 160 asentamientos donde faltan viviendas dignas, donde faltan cloacas, agua potable, donde no se recolecta la basura, donde las calles están en condiciones desastrosas», agregó Del Cueto.

En tanto, con un convenio con Nación, el Ejecutivo municipal argumenta a través de sus funcionarios la «imposibilidad técnica de ejecutar el proyecto original por falta de capacidad de la planta de tratamiento para recibir los afluentes de las instalaciones que se convino hacer».

Sin embargo, desde las organizaciones y los vecinos sostienen que «no se han publicado informes técnicos que fundamenten tal decisión». Al mismo tiempo, el presidente de la Cooperativa de Agua Potable y Cloacas de Abasto desmintió los fundamentos oficiales de la gestión de Julio Garro a través de diversos medios de comunicación.