Vecinos de Villa Elvira vivieron momentos de tensión esta mañana en las inmediaciones de la delegación ubicada en 7 y 82, cuando en el marco de una protesta de cooperativas la policía llegó al lugar y desató una represión contra los trabajadores.

Los cooperativistas, se encontraban en el lugar reclamando mayor seguridad y mejores condiciones laborales, un reclamo histórico en el sector. En eso estaban, cuando en horas de la mañana cayó una “patota”, que según apuntaron los cooperativistas fue enviada por el propio delegado Guillermo Ferlín, un hombre de confianza de Luis Barbier, el Secretario de Obras y Servicios Públicos de la Municipalidad de La Plata.

Desatado el enfrentamiento entre ambas partes, intervinieron las fuerzas de seguridad, que arribaron al lugar junto al delegado del barrio. Allí comenzaron una balacera en el lugar, a sólo unos metros de un Jardín de Infantes y un maternal. Los hechos terminaron con dos detenidos: la referente barrial Estela Sánchez y su hijo, quienes según fuentes oficiales, quisieron ingresar de forma violenta a la delegación.

Estela Sanchez y Julio Garro

Sánchez, es presentada por fuentes oficiales como “una puntera del peronismo local”. Sin embargo, los vecinos del lugar y los medios locales señalan que en realidad, responde al secretario de Gobierno Nelson Marino y que los hechos correspondieron a una interna dentro del propio Gobierno.

Cabe destacar que Sánchez, es una dirigente histórica del barrio, con reconocido trabajo en comedores y merenderos de Villa Elvira a través de la ONG “Ayudemos a Ayudar”. La mujer, ha sabido tener una buena relación con el intendente Julio Garro, a quien conoció en el 2012, cuando este era diputado y asumió el compromiso de acompañarla en su trabajo.

A principios de 2016, ya con Garro como intendente y con un crecimiento exponencial del hambre, Sánchez tomó la decisión de encadenarse frente a la Municipalidad de La Plata. “Tuvimos que llegar a tomar esta medida porque en la municipalidad hay una interna muy grande y había cosas que no le llegaban a Garro, a quien acompañamos en su gestión desde diciembre. La preocupación de los 500 trabajadores, es que no estamos cobrando y nosotros mismos hemos estado bancando enero y febrero y no podemos con esta situación”, explicó en ese entonces la mujer. “Julio Garro es un amigo, por eso me dolió venir a las puertas, pero me tuve que encadenar y a la noche nos volvemos a reunir para cerrar lo que venimos a pedir: la cooperativa adentro, los centros asistenciales con sus copas de leche y la mercadería. Hace tres meses que estamos parados. Hace 26 años que estoy en la militancia social”, agregó.

Las respuestas de la gestión municipal llegaron y según relata el portal Noticias de Villa Elvira, en mayo del 2016 el jefe comunal volvió a recorrer el barrio junto con la mujer y manifestó: “conozco la problemática y sé del trabajo que hacen día a día. Necesitamos estar más juntos que nunca y tener la esperanza de que vamos a estar mejor porque vamos por un buen camino».

«Estamos muy felices de recibirte. Hablamos durante mucho tiempo y creemos que a partir de esta nueva gestión vamos a estar mejor», le respondió por entonces Sanchez a “su amigo”.

La relación quedó en buenos términos, tanto que cuando Ferlín debió ausentarse durante unos meses al frente de la Delegación, por problemas de salud, la referente barrial quedó al frente como “subdelegada” en octubre pasado hasta los primeros meses de este año. Vuelto Ferlín a sus labores, la disputa se desató. En el medio, los vecinos.