Por Pablo Pellegrino

“En el año electoral, ante una coyuntura en la que cierran 50 empresas por día y se pierden, mes a mes, miles de empleos, desde la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios y desde la Asociación de Empresarios Nacionales, nos hemos propuesto realizar acciones conjuntas de cara a un próximo periodo de gobierno y proponer una agenda de políticas de Estado para la reconstrucción de una Argentina productiva”, sostiene el comunicado con el que ambas entidades anunciaron la realización de un encuentro que compartirán junto a referentes políticos, sindicales y sociales con el que buscan tomar protagonismo.

Semanas atrás, en la presentación de su libro “Sinceramente”, la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, había resaltado el rol del empresariado nacional en su definición de un nuevo contrato social. Allí había destacado la figura de José Ber Gelbard, a quien calificó como el “último gran empresario nacional”, que ideó junto a Juan Perón el Pacto Social de 1973.

«Tenemos la capacidad de emplear a 3 de cada 4 empleados registrados, es decir que, antes que nada, una Pyme es una fábrica de salario»

Según el titular de APYME de la provincia de Buenos Aires, Julián Moreno, en encuentro es “parte del aporte que podemos hacer los empresarios y también una respuesta a este desafío que planteó Cristina cuando habló de Gelbard”.

La cita es en la Sala Picasso del Paseo La Plaza y será presentado por los presidentes de ambas entidades, Eduardo Fernández (APYME) y Leo Bilanski (Enac). También estaba prevista la participación del precandidato presidencial Alberto Fernández, que luego de su internación debió declinar su presencia. Sin embargo, los empresarios adelantaron a Contexto que esperan la presencia de alguno de los integrantes de la fórmula bonaerense anunciada hace pocos días de Axel Kicillof y Verónica Magario.

Las pymes son las máximas responsables de la generación de empleo privado en Argentina y son también uno de los sectores más castigados por el modelo de Cambiemos. La caída de los salarios y su impacto en el mercado interno, las fuertes subas en las tarifas, la apertura indiscriminada de importaciones y la feroz política monetaria del Banco Central, que anula las posibilidades de financiamiento, forman parte del combo explosivo al que se enfrentaron durante la administración de Mauricio Macri.

Según informó la Cámara Argentina de la Mediana Empresa este lunes, en mayo volvieron a caer fuerte las ventas minoristas (14,1%) y acumulan bajas en 17 meses consecutivos. Al mismo tiempo, los informes del Indec sobre la utilización de la capacidad instalada de la industria y el índice de producción de la industria manufacturera dan cuenta de la profunda crisis que atraviesan los sectores productivos.

La última encuesta que realizó la Enac sobre 541 empresas es contundente: 6 de cada 10 empresas producen al 50% o menos de su capacidad instalada, más del 90% no tomó ni tomará en los próximos meses nuevo personal y el 54% de los encuestados no accedió a financiamiento ni por descuento de cheques ni por créditos. De ese último porcentaje, casi la mitad buscaron financiarse para cubrir gastos corrientes.

“Tomamos trabajadores, pagamos nuestros impuestos, producimos y, sin embargo, estamos sufriendo un acoso permanente por parte del presidente Macri y sus ministros”, dijo a Contexto Leo Bilanski, el titular de Empresarios Nacionales, e indicó que “el encuentro de mañana es el inicio de un diálogo que está respaldado por la institucionalidad de Apyme y Enac pero la convocatoria está abierta a todas las entidades que quieran ser parte del futuro productivo del país”.

“Tomamos trabajadores, pagamos nuestros impuestos, producimos y, sin embargo,  estamos sufriendo un acoso permanente por parte del presidente Macri»

“Es hora de volver a poner las cosas en su lugar para no volver a sufrir como lo hicimos en estos cuatro años del error en la política pública en el que cualquier gobernante pone en jaque nuestros sueños, nuestros trabajadores y nuestras empresas”, sostuvo.

En esa misma línea, destacó que “las empresas pymes tenemos la capacidad de emplear a 3 de cada 4 empleados registrados, es decir que antes que nada, una Pyme es una fábrica de salarios; además lo que hacemos es federalizar la riqueza: mientras las corporaciones están concentradas en los sectores urbanos y su prioridad es apropiarse de la mayor cantidad de divisas y girarla a sus casas matrices, nosotros todo lo que vendemos lo vendemos en pesos, lo cobramos en pesos y lo gastamos en pesos en el mercado interno”.