El acto de jura al nuevo miembro de la Suprema Corte de Justicia bonaerense (SCJB), Sergio Torres, que realizó ayer la gobernadora María Eugenia Vidal estuvo signado por el reclamo que mantuvieron en ese mismo momento los trabajadores de la Asociación Judicial Bonaerense (AJB), quienes aprovecharon la situación para movilizarse hasta la Corte por mejoras salariales y volver así más visible su situación.

La movilización fue en el marco de la «lucha salarial» que sostiene el gremio, que paró por segundo día consecutivo luego de sumarse a la huelga general del miércoles que llevó a cabo la CGT y a la que se sumaron el Frente Sindical que lidera el moyanismo y las dos CTA.

Vidal le tomó juramento al nuevo ministro de la SCJB, quien había sido cuestionado por no cumplir con el requisito de tener dos años de residencia en la provincia de Buenos Aires. Del acto participaron, además del resto de las autoridades judiciales, el vicegobernador Daniel Salvador y los ministros Gustavo Ferrari y Cristian Ritondo.

Afuera del edificio de la Corte, los trabajadores hicieron una ruidosa concentración en la que pidieron la recuperación del poder adquisitivo perdido en 2018 y una cláusula gatillo para no seguir perdiendo durante 2019. Objetaron que en la anterior y única reunión con el Ejecutivo durante 2019 el gobierno decidió aplicar un adelanto a cuenta de futuros aumentos. Consiste en «un incremento del 4% retroactivo al 1º de mayo, calculado sobre los haberes de diciembre de 2018, y será liquidado con los haberes del mes de mayo (a percibirse el próximo 6 de junio)», detallaron desde el gremio en un documento.

«Nos movilizamos en la Suprema Corte en reclamo de convocatoria urgente a paritaria. Con motivo de su presencia en el Palacio de Tribunales, venimos a señalar a la gobernadora Vidal como responsable de la destrucción del salario de 24.000 judiciales», afirmó Pablo Abramovich, secretario general de la AJB.

Los trabajadores judiciales no son los únicos estatales que no tienen su negociación resuelta. Los médicos no fueron convocados aún, mientras que los estatales piden que Vidal los vuelva a convocar para recomponer los salarios frente al incesante proceso inflacionario.

De hecho, ayer el INDEC publicó el Índice de Salarios, que estima la evolución de esta variable. Así, en marzo los salarios subieron 4% en forma interanual y acumularon en el primer trimestre del año una suba del 10%, pero se mantienen por debajo del alza del costo de vida. Según se desprende del Índice de Salarios, en los últimos doce meses los haberes aumentaron en promedio un 38,5%, mientras que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) registró una suba del 54,7% en ese período. Esto significa que los salarios perdieron diecisiete puntos ante la inflación en el último año.