Tras la anulación de la sentencia que la condenó a cadena perpetua, Marcela Mendoza tuvo su primera audiencia para determinar su libertad. Fue en el Tribunal Oral N° 4, a cargo del juez Emir Caputo Tártara, con la llamativa presencia de la fiscal Silvina Langone, partícipe de la investigación del juicio que, sin pruebas, la declaró culpable.

Cabe recordar que Marcela Mendoza fue condenada en 2018 por los magistrados Ernesto Domenech, Andrés Vitali y Santiago Paolini, quienes la consideraron autora del homicidio de Eduardo Gómez, su expareja, quien murió cuando intentó prenderla fuego en un auto y sobre quien recaían varias denuncias por violencia de género. Con escasas pruebas y sin tener en cuenta este contexto, le otorgaron la máxima pena en un polémico juicio, que Casación decidió anular ante la presentación de un recurso de la querella.

Tras esta decisión, el tribunal de alzada, lejos de corregir el fallo, decidió que se deberá constituir otro tribunal para llevar adelante un nuevo juicio, lo que será apelado con un recurso extraordinario en la Corte Suprema bonaerense por la defensa. Mientras tanto, Marcela sigue detenida en la Unidad N° 33 con serios problemas de salud, por lo que la defensa presentó dos habeas corpus para avanzar con su libertad, «como se merece una persona que siempre ha colaborado con la Justicia y no tiene ningún elemento jurídico negativo como para que esté privada de su libertad», explicó el abogado Adrián Rodríguez.

Con motivo de avanzar con los habeas corpus, este miércoles Marcela fue citada a una audiencia en el TOC N° 4 que arrancó cerca de las 11 de la mañana por el retraso de la fiscal Langone. La funcionaria del Ministerio Público exigió, sin fundamentar, que no se haga lugar al pedido de libertad ante el riesgo de que «entorpezca el trámite de la causa», y al mismo tiempo volvió a poner en cuestión la violencia de género que atravesaba Mendoza y pidió nuevas pericias: psicológicas, psiquiátricas, certificación del domicilio e informes médicos, ante el descreimiento de los elevados índices de celiaquía que tiene la mujer, sin los cuidados y la alimentación necesaria en la Unidad N° 33.

Cabe recordar que Langone fue la fiscal en el juicio llevado adelante en 2018 donde Mendoza fue condenada a perpetua. Según detallaron los familiares que asistieron entonces, la fiscal cuestionó fuertemente a la mujer: «¿Cómo puede ser que vos no le contabas a todos que eras violentada?, ¿cómo puede ser que no todos sepan que vos sufrías violencia de género?», le preguntaba.

El abogado de Marcela, Adrián Rodríguez, destacó en la audiencia de hoy ante el juez Caputo Tártara el delicado estado de salud que atraviesa la mujer, así como los cuestionamientos realizados por la fiscal en Casación (quien reconoció que los jueces no tuvieron en cuenta las denuncias por violencia de género que había realizado la mujer) y por uno de los magistrados, en minoría, que planteó la inmediata libertad de la mujer. Marcela, por su parte, volvió a insistir en su inocencia y pidió que al menos contemplen su estado de salud, que empeora día a día en un contexto de encierro.

La defensa llegó a la audiencia con una larga lista de adhesiones al amicus curiae presentado por la Secretaría de Género de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social aceptado por la Justicia en octubre pasado. En la presentación, a la que accedió Contexto, la responsable de la Secretaría, Flavia Delmas, manifestó la intención de constituirse como amicus curiae con el objetivo de “aportar argumentos doctrinarios y jurídicos en la causa seguida a Astrid Marcela Mendoza, en lo que respecta a cuestiones de índole académica y del campo de las investigaciones sobre violencia de género y perspectiva de género, y en el campo de la experiencia sobre la temática, ya que desde la Secretaría de Género abordamos estos tipos de casos”.

Por otro lado, Delmas retoma el pedido de la defensa, “quien solicita entre otras cuestiones la mirada de género a la hora de juzgar, y la ponderación de una situación de violencia de quien fuera víctima Mendoza por parte de Gómez, nos convoca a una temática que trabajamos diariamente. La Secretaría de Género trabaja de manera específica temáticas de esta índole”.

Adhiriendo a este amicus curiae, mostraron su apoyo a Marcela Mendoza: Rosa Schonfeld (Asociacion Miguel Bru), Florencia Saintout (diputada provincial), Estela Díaz (secretaria de Géneros de la CTA Nacional), Ana María Herrán (Kolina Feminista de La Plata), Marta Gaitán (secretaria de Géneros del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos), María Del Carmen Rossi (Ellas Hacen), Claudia Soledad Dupuy (Géneros y disidencias Nuevo Encuentro), Juliana Alessandro (CTA Regional Capital La Plata, Berisso, Ensenada, Magdalena, Punta Indio, y secretaria de Género de Suteba La Plata), María Silvina Challi (FUDESO), entre otros.

El juez Caputo Tártara se mostró atento a los planteos de ambas partes, pero no se pronunció al respecto aún, aunque destacó que brindará respuestas lo más pronto posible. Fuentes judiciales detallaron que, de no hacer lugar a los requerimientos de Langone, la resolución podría estar en quince días.

Mientras tanto, desde el entorno de Mendoza cuestionaron a la fiscal por obstaculizar el pedido de libertad, evidenciando un «ensañamiento» contra la mujer que sigue detenida sin condena alguna.