Por Pablo Pellegrino

Después de tres años de brutales tarifazos en los servicios públicos, la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, anunció el lanzamiento de una tarifa social para los clubes de barrio de la provincia que representaría una reducción del 30% en su consumo de luz. Rápidamente, distintas organizaciones y asociaciones deportivas barriales cuestionaron la medida y negaron que pueda generar algún beneficio para los clubes, muchos de ellos, con deudas enormes por no poder pagar sus tarifas.

«La medida la recibimos como una tomada de pelo», dijo a Contexto el presidente de la Unión Nacional de Clubes de Barrio, Claudio Rial, y lo calificó como «un anuncio exclusivamente electoral». El dirigente sostuvo que «nos toman el pelo porque saben que los clubes no podemos acceder a los requisitos que exigen», y recordó que algo similar sucedió cuando Mauricio Macri hizo un anuncio parecido en 2016 que no llegó a cubrir las necesidades de los más de 20 mil clubes de barrio que hay en el país.

Rial: «La medida la recibimos como una tomada de pelo, un anuncio exclusivamente electoral. nos toman el pelo porque saben que los clubes no podemos acceder a los requisitos que exigen».

En junio de 2016, el presidente realizó un acto en el emblemático club Juventud Unida de Llavallol, famoso por ser el lugar donde se rodó la película Luna de Avellaneda, de Juan José Campanella. Allí anunció el reintegro del 40% del valor de la tarifa de luz para clubes de barrio, pero la medida nunca tuvo un alcance real. De hecho, el propio club donde lanzó la iniciativa tuvo inconvenientes para recibir los reintegros que, con el tiempo, desaparecieron definitivamente.

Para acceder al nuevo régimen que anunció Vidal es requisito obligatorio ser asociación civil sin fines de lucro, tener personería jurídica vigente –con un plazo de un año para regularizar esa situación en caso de no tenerla–, constituir domicilio legal en territorio bonaerense y tener una cantidad de asociados que no sea menor de cincuenta personas ni superior a 2.000. Al mismo tiempo, deben estar encuadrados en los regímenes tarifarios T1 (para pequeñas demandas), T2 (para medianas demandas) y T4 (pequeñas demandas rurales).

Sólo un día después de que la gobernadora lanzara el programa, al que se puede acceder por trámite online, empezaron los rechazos. «Nosotros tenemos contacto con distintas federaciones de otros puntos de la provincia y el trámite por Internet se lo rechazan por no tener los papeles en orden o por la categoría de tarifa», dijo a Contexto el presidente de la Federación de Instituciones Culturales y Deportivas de La Plata, Alberto Alba.

«Para ser claros, a nosotros en La Plata no nos beneficia en nada», dijo el dirigente, y explicó que en la ciudad existe ese descuento desde 2017 por un trámite que realizó esa federación con el Organismo de Control de la Energía Eléctrica de Buenos Aires (OCEBA).

«A través de ambas Cámaras legislativas de la provincia, gestionamos la adhesión a la Ley nacional 27.218 (Régimen tarifario específico para entidades de bien público) y así nace la Ley provincial 14.906, que es la que tenía que reglamentar el Ministerio de Infraestructura», recordó Alba, y agregó: «Logramos que se reglamente y sólo falta la firma de la gobernadora, que lo mejor que podría haber hecho en lugar del anuncio de ayer es firmar esa ley y nos beneficiaba a todos».

Sobre los trámites rechazados que ya comenzaron a registrarse, Alba expresó que «no es tan fácil llevar adelante una institución así: tenés que tener libro diario, libro de actas, de asambleas. Hay mucha gente que labura más de diez horas por día y no tiene tiempo de ir a Personas Jurídicas, que es una amansadora terrible porque atiende a toda la provincia, a perder todo el día para hacer un trámite y a veces tampoco saben cómo hacerlo».

Cristian Font, presidente del Observatorio Económico y Social de Clubes de Barrio (Osecba) y presidente del Club Deportivo Domínico de Avellaneda, fue uno de los que compartió en sus redes la imposibilidad de acceder al beneficio.

«Este anuncio de la gobernadora Vidal es insuficiente para nuestras instituciones y llega muy tarde para un sector que se encuentra en una de las crisis mas profundas de su historia»

«Este anuncio de la gobernadora Vidal es insuficiente para nuestras instituciones y llega muy tarde para un sector que se encuentra en una de las crisis mas profundas de su historia y, lo que es más grave, se sigue sin convocar a los clubes a una mesa de diálogo para ver cómo salimos de esta situación que fue generada por malas decisiones a la hora de fijar un cuadro tarifario especial para nuestras instituciones y por no reglamentar una ley que pondría reglas de juego claras para fijar una tarifa acorde y que realmente pueda llevarse a la práctica», dijo el titular de Osecba sobre la medida.

Esa institución realiza relevamientos sobre la situación de los clubes de todo el país y recientemente informó que la mitad de los 20.000 clubes de barrio que hay en Argentina tiene deudas de más de 400.000 pesos con las empresas prestadoras de servicios.

Alberto Alba ejemplificó con un caso de La Plata: «El caso del agua es una locura: Deportivo Villa Elisa tiene que afrontar el pago de 400 mil pesos por ese servicio».

«En La Plata estamos al tanto de unos 32 clubes que están funcionando como merenderos, son lugares donde los chicos practican fútbol u otras actividades, pero se marean, tienen hambre, no comen. Es muy angustiante la situación», concluyó el titular de FICD La Plata.