Las irregularidades a la hora de cobrar sus salarios se ha vuelto moneda corriente para los docentes bonaerenses. Actualmente son 1.300 quienes no perciben sus ingresos desde hace dos meses. Por ese motivo, docentes de distintos distritos nucleados en el gremio Suteba se movilizaron ayer a la Subsecretaría de Recursos Humanos, ubicada en La Plata, para “reclamar el cobro de todos los trabajadores de la educación y exigir un funcionamiento adecuado del Sistema Único de Novedades de Agentes (SUNA)», implementado en diciembre de 2018 por el gobierno bonaerense para digitalizar las transacciones del personal docente.

Este sistema ha tenido reiteradas fallas en el primer año en funcionamiento. Desde que inició este ciclo lectivo, los docentes perjudicados por las demoras en la liquidación de sus haberes han hecho manifestaciones en la Subsecretaría que conduce Ignacio Sanguinetti. Ayer pidieron que Provincia aplique de «manera urgente» una liquidación extraordinaria que garantice los cobros adeudados.

«Están empecinados en implementar novedades digitales con el SUNA, prometiendo virtudes que al día de hoy no se ven. Esto generó muchos errores en la liquidación de haberes de los compañeros, por lo que hace un mes permanecimos aquí toda una jornada para lograr dos alcances que repararon en parte el problema. Sin embargo, con el cobro de mayo, desde SUTEBA relevamos que 1.300 docentes en la provincia aún no percibieron su salario de manera correcta», afirmó Marcela Escobar, secretaria gremial de Suteba.

Escobar: «con el cobro de mayo, desde SUTEBA relevamos que 1.300 docentes en la provincia aún no percibieron su salario de manera correcta».

Los docentes afectados presentaron su reclamo ante el director provincial de Gestión de Recursos Humanos, Emilio Cassou. El funcionario se comprometió a ponerle fechas a las reuniones que el sindicato había pedido con Contralor y Calidad Laboral, áreas que no están dando las respuestas adecuadas. También pidieron una reunión con el director general de Cultura y Educación, Gabriel Sánchez Zinny, para que dé una solución definitiva a todas estas irregularidades.

«Vamos a presentar este reclamo a la OIT ante la vulneración de derechos por parte del gobierno provincial, debido al incumplimiento de su obligación de garantizar el pago de salarios en tiempo y forma, perjudicando a los trabajadores y sus familias, ya que el salario tiene carácter alimentario», añadió Escobar.