Desde su asunción, a través de la desregulación financiera, el gobierno de Mauricio Macri convirtió a la Argentina en el país más endeudado de la región. En el lapso 2015-2018, el stock de deuda pública creció en USD 100 mil millones de dólares hasta ubicarse en los USD 161 mil millones, en mayor medida en moneda extranjera. Por año, la deuda creció en USD 30 mil millones, lo cual implicó que el crecimiento anual promedio estuviera cerca de cuadruplicar el crecimiento anual promedio del periodo 2007-2015.

“En estos tres años se tomó más deuda que en los ocho años anteriores”, asegura el informe elaborado por el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), en base a datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

UNDAV: “En estos tres años se tomó más deuda que en los ocho años anteriores”.

En la comparación con los demás países de América Latina, “Argentina superó a El Salvador y Brasil y quedó primero en el ranking de los países con mayor ratio deuda pública sobre PBI”, detallan los economistas de la UNDAV. Con un aumento de más del 30% respecto a diciembre de 2015, la deuda pública ahora representa el 77,4% del total del PBI. “La deuda externa argentina creció 56% en el periodo siendo el país que mayor incrementó su deuda pública y privada con no residentes”.

“La deuda externa argentina creció 56% en el periodo siendo el país que mayor incrementó su deuda pública y privada con no residentes”

Los niveles de endeudamiento vuelven complejo el escenario para el próximo gobierno, que tendrá que enfrentar esta problemática, no sólo por el tamaño de la deuda sino también por los cortos tiempos previstos para hacer frente a los compromisos. “El perfil de la deuda pública ha evolucionado en un sentido cortoplacista, ya que el porcentaje de la misma que vence en menos de un año ha pasado del 7,8% en el 2015 al 11,7% en 2018. Todos estos elementos contribuyen a un agravamiento del perfil macrofinanciero de la Argentina”, advierte el estudio.

Asimismo, la deuda presiona con respecto a su relación con el PBI, las exportaciones y los recursos públicos. La deuda pública bruta alcanzó el 82,6% en su relación con el PBI en el cuarto trimestre de 2018, subiendo 32,8 puntos porcentuales en relación a 2015, cuando era de 53,5%. En relación a las exportaciones, la deuda pública pero nominada en moneda extranjera en cambio alcanza los 331,2%, subiendo 118,6 puntos porcentuales en relación a 2015. “Este último crecimiento socava las bases de la capacidad de Argentina de hacer frente a sus obligaciones mediante la balanza comercial”, señala el informe.

Por último, los intereses de la deuda pública presionan también cada vez más sobre los recursos públicos. “Esto lleva a situaciones problemáticas para la política fiscal que se encuentra ante la disyuntiva de achicar el estado generando una recesión para permitir el pago de los intereses a los acreedores. El ratio de intereses sobre la recaudación tributaria pasó de 7,9% en 2015 al 15,2% en diciembre de 2018, lo cual implica un claro retroceso en materia de financiamiento del Estado”.