Las y los manteros que tres días a la semana arman una feria americana en Plaza San Martín se encuentran en estado de alerta ante la notificación de un inminente desalojo. Los trabajadores responsabilizan a la Municipalidad de La Plata y al intendente Julio Garro por atentar contra su fuente de trabajo y «querer ocultar la pobreza».

Como ya viene advirtiendo Contexto, son cada vez más las y los manteros que encuentran en la venta de ropa usada una forma de subsistir ante un mercado laboral a la baja. Según estimaciones de los propios trabajadores, son alrededor de quinientos los vendedores que desembarcan martes, jueves y viernes en Plaza San Martín, en su mayoría mujeres, jefas de familia, jubilados y desempleados.

«Estamos en un plan de lucha pacífico repudiando la violencia, expulsión y estigmatización que sufrimos por parte del Municipio»

Según detallaron en diálogo con este medio, una vez más están bajo amenaza y el desalojo se podría dar en las próximas horas, entre este viernes y el lunes. «Estamos en un plan de lucha pacífico repudiando la violencia, expulsión y estigmatización que sufrimos por parte del Municipio platense, que quiere desalojar nuestro colectivo de reciclaje de prendas; no enriquecemos nuestro patrimonio sino que subsistimos a las necesidades básicas. Pedimos que se respete nuestra normativa de feria franca y nuestro vulnerado oficio», dijo a este portal Julián Casella, uno de los feriantes.

La Ordenanza N° 10.432, sancionada en 2008, regula en La Plata las ferias francas, permitiendo la comercialización de diversos productos en las plazas de la ciudad. En esta normativa se amparan los trabajadores para desarrollar su actividad. Sin embargo, fueron reiteradas las embestidas municipales a feriantes, destacándose el desalojo en Parque Saavedra por parte de personal de Control Urbano enviado por el secretario de Seguridad Municipal, Darío Ganduglia, bajo las órdenes de Garro.

A través de un video, una de las manteras relató que han vivido momentos de tensión durante estos años con personal policial y Control Urbano, buscando llevarse sus mercaderías mediante el uso de la fuerza. «Parecíamos todos delincuentes, nos encerraba la policía en la plaza», relató.

«Ahora van a venir el viernes y, como hicieron en Parque Saavedra, a prepotearnos y golpearnos para sacarnos las mantas. Así nos dijeron ellos. El señor Ganduglia es uno de los que va a venir», consideró la jubilada.

«No somos comerciantes. Hacemos visible la incumplida normativa municipal de feria franca que permite en determinadas plazas el desarrollo de ferias americanas, artesanales y gastronómicas para el desarrollo comunitario», apuntó Cassella. «El Municipio nos quiere desalojar para invisibilizar nuestra pobreza, nuestra identidad feriante», agregó.

Se inaugura el paseo de compras de calle 80

La notificación de desalojo se da una semana antes de que abra sus puertas el denominado «shopping popular», una alternativa presentada por el Municipio de La Plata para vendedores callejeros con un moderno edificio ubicado en Altos de San Lorenzo, en 80 y 132.

«claramente no se hizo con la intención de dar una respuesta a las personas que tienen dificultades para conseguir un trabajo y se la rebuscan como pueden»

La iniciativa ha generado polémica entre vendedores y sectores de la oposición por un supuesto negociado atrás, que no tiene beneficios reales sobre un sector vulnerable como son los manteros de la ciudad.

«Nosotros nos opusimos en el momento que esto se votó a través de una ordenanza, porque claramente no se hizo con la intención de dar una respuesta a las personas que tienen dificultades para conseguir un trabajo y se la rebuscan como pueden. Tenemos una inversión relativamente baja respecto de las potenciales ganancias. Estamos hablando de ochocientos puestos que deben abonar todos los meses un canon», sostuvo la concejala radical Florencia Rollié, quien apuntó a que el Municipio gestó esto «con la idea de generar un negocio millonario para unos pocos amigos, probablemente».