Por Pablo Pellegrino

«Fue este tribunal y no un tribunal marciano el que dispuso que había una instrucción suplementaria que es una pericia esencial sobre cinco obras que fueron arbitrariamente seleccionadas por este tribunal. Aunque sea eso, pedíamos esperar», cuestionó el abogado Maximiliano Rusconi a la salida de la primera audiencia por el juicio de la denominada causa Vialidad.

El letrado que representa al exministro de Planificación Federal, Julio de Vido, tuvo un cruce con el presidente del tribunal, Jorge Gorini, quien no le permitió hacer uso de la palabra. El planteo de Rusconi fue que, como todavía no están terminadas las pericias que el propio tribunal ordenó, no se puede leer la acusación fiscal. «Yo tengo derecho como defensa a que los resultados de esa prueba influyan en el ánimo del fiscal y cambien eventualmente el proceso. ¿Qué pasa si esas obras están fantásticas?», afirmó.

El TOF II ordenó que se realicen pericias sobre cinco de las 51 obras que se investigan. Ese es uno de los grandes puntos de conflicto, ya que desde las defensas sostienen que el análisis que surja de esas pericias será incompleto. Sin embargo, el planteo que el martes realizó el defensor de De Vido tiene que ver con que ni siquiera se completaron esas cinco.

Gorini le dijo que el planteo era improcedente y no le permitió hacer uso de la palabra. «Es un récord histórico: es el primer juicio oral sin que se pueda hablar», señaló el letrado, que adelantó que se presentará en el Colegio de Abogados para que se designe un veedor «porque el agravio al rol de abogado que se ha producido en esta audiencia no tiene parangón».

Rusconi fue consultado por los periodistas que se encontraban en las inmediaciones de los tribunales de Retiro si estaba en riesgo el Estado de derecho. «No está en riesgo, el riesgo es un estado previo: el Estado de derecho ya está destruido. Llegamos tarde», respondió.

«Me pareció muy berreta que haya fiscales como Pollicita o Mahiques que cobran sueldos siderales y hagan una imputación como esta, con falta de pruebas, llena de vaguedades e imprecisiones», manifestó el extitular de la Agencia Federal de Inteligencia y exsecretario privado de la presidencia, Oscar Parrilli.

En diálogo con el canal de noticias C5N, Parrilli consideró que «esta degradación del Estado de derecho en Argentina es inédita en democracia», y añadió que «hoy parece revolucionario pedir que se cumpla la Constitución».

En la misma línea, el secretario general de la CTA de los Trabajadores y diputado nacional, Hugo Yasky, expresó que «la causa está armada, no hay pruebas, hubo un defensor que quiso hablar y no se lo permitieron». «Hay mucho hambre y padecimiento de nuestro pueblo, y con este circo lo quieren tapar», sostuvo Yasky. También afirmó que «este es un armado que no tiene que ver con la realidad», y que la resolución será «una nulidad absoluta».