Los vecinos de Ignacio Correas, localidad al sur del partido de La Plata, volvieron a reiterar su reclamo por la invasión de moscas. Apuntan que son atraídas por una avícola ubicada en 694 y 22 que no cumple con las condiciones mínimas de salubridad. Y a eso se suma que el Municipio no clausura el lugar ni hace periódicamente las fumigaciones y controles correspondientes.

“Vivo en Sicardi hace tres años y siempre es una lucha, porque la avícola no lleva a cabo los costos en su producción para evitar la infección de moscas y tampoco hay controles ni inspecciones”, dijo a Contexto Ariel Serio, vecino de Correas.

Serio agregó que el Municipio hizo este año la habitual fumigación a través de la Dirección de Espacios Públicos y Control Ambiental para erradicar los mosquitos, pero no hizo una fumigación especial en Correas y Sicardi, donde también llegan las moscas, para evitar su expansión por esas zonas. “No se puede salir al patio porque apoyás un vaso y en seguida está lleno de moscas, es un asco”, remarcó.

«la avícola no lleva a cabo los costos en su producción para evitar la infección de moscas y tampoco hay controles ni inspecciones. No se puede salir al patio porque apoyás un vaso y en seguida está lleno de moscas, es un asco»

Con el descenso de las temperaturas, la cantidad de moscas disminuyó; no obstante, su número es considerable, dicen los vecinos. En enero, cuando por el calor la invasión es mayor, la comunidad de esta localidad donde viven cuatrocientas familias hizo una protesta en la entrada del pueblo para visibilizar la problemática, pero la gestión local no tomó cartas en el asunto.

“Desde la Municipalidad asisten al lugar, a veces con gente del Senasa (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria), clausuran por unos días la avícola o dan el tiempo para hacer desaparecer las moscas, pero después las moscas vuelven. No hay controles regulares, cada uno o dos meses, y eso es lo que pedimos”, reforzó el frentista.

El pasado fin de semana, los vecinos de Ignacio Correas celebraron en la plaza central el aniversario de la localidad. Según las fotos que distribuyeron en las redes sociales, las moscas invadieron los puestos de tortas que habían instalado los organizadores de la celebración en la que participó el intendente Julio Garro.

Escuela sin espacio

 

 

 

 

 

 

Otra problemática de Correas es la falta de espacio áulico para los alumnos de la Escuela Primaria Nº 108, por la demora en la ejecución de las obras de ampliación. “Juntaron a los alumnos por unidades pedagógicas, dos años en una misma aula. La obra se inició en enero, cuando se debería haber iniciado en octubre”, afirmó a Contexto Soledad, madre de alumnos de esa escuela.

A su vez, los padres y madres advierten que en el comedor hay escasez de alimentos, por lo que los estudiantes reciben viandas de emergencia que en la mayoría de los casos son sánguches de fiambre.

“Los chicos están en una situación de vulnerabilidad horrible porque están en dos aulas juntas, las maestras se turnan para hablar y ellos salen con dolor de cabeza y no comen bien. Es una situación difícil”, continuó la vecina. Y finalizó: “La obra la financia la Provincia pero la supervisa la Municipalidad a través de Martiniano Ferrer, subsecretario de Vinculación y Gestión”.