Nueves meses después de las muertes de la vicedirectora Sandra Calamano y del auxiliar Rubén Rodríguez por el estallido de una instalación de gas, ayer la comunidad educativa del distrito bonaerense de Moreno revivió los miedos por una nueva explosión, esta vez en la Escuela Secundaria Nº 27.

Ocurrió por la mañana, tras una falla en el mechero de un calefactor. Según señalaron desde Suteba Moreno, el chispero no funcionó, se acumuló gas, y cuando finalmente la chispa prendió generó una explosión que dejó aturdido a un maestranza, que fue atendido por la ART y está fuera de peligro. La escuela fue evacuada.

«Hace meses que estamos esperando que haya gas y que funcionen los comedores escolares. Hay obras sin terminar»

Aunque no hubo heridos, el hecho despertó el malestar de autoridades escolares y familias hacia el gobierno provincial, en un distrito donde el año pasado el calendario escolar estuvo interrumpido luego de la tragedia por obras que aún no fueron concluidas en su totalidad.

Desde el gobierno, la Dirección General de Cultura y Educación minimizó la explosión. Señalaron que las instalaciones de gas son nuevas, el calefactor fue repuesto y tras la evacuación los alumnos retornaron a clase.

En Moreno, actualmente hay noventa escuelas con problemas en las instalaciones de gas. En agosto de 2018 el gobierno cortó el gas en la mayoría porque tenían pérdidas. Luego comenzaron las obras. “Lo que sucede es que esas obras de gas que arrancaron el año pasado todavía no terminaron. Hace meses que estamos esperando que haya gas y que funcionen los comedores escolares. Hay obras sin terminar, obras paradas por falta de pago y obras que, habiendo sido terminadas, no fueron habilitadas”, afirmó a Contexto Mariana Cattaneo, secretaria general de Suteba Moreno.

“Esta nueva explosión nos generó una psicosis, porque estamos muy sensibles”, dijo la directora, y agregó: “La responsabilidad es compartida entre Provincia y Municipio, hay un retraso de los dos. Pedimos que de una buena vez se terminen las obras, por el frío y sobre todo por el servicio alimentario”.

“La falta de cumplimiento de las normativas en infraestructura escolar muestra la desidia y el desprecio del gobierno de Vidal por la vida de la comunidad educativa”, cuestionaron desde la Intersindical de Derechos Humanos compuesta por la CGT y las dos CTA.

«La falta de cumplimiento de las normativas en infraestructura escolar muestra la desidia y el desprecio del gobierno de Vidal por la vida»

En Moreno está declarada la emergencia alimentaria por segundo año consecutivo. La gremialista detalló que los cupos son insuficientes en su cantidad y en su valor (22 pesos por alumno). En este distrito las escuelas volvieron a funcionar en su gran mayoría, aunque muchas lo hacen bajo un esquema de rotación por las refacciones que se siguen realizando, que no permiten el desarrollo de las clases.

“Pedimos que el gobierno reaccione, porque no podemos seguir esperando. Que vengan representantes del Ministerio de Desarrollo Social para que vean los cupos que faltan, se pongan a la altura de las circunstancias y nos den los alimentos que se necesitan”, concluyó Cattaneo.