Por Pablo Pellegrino

Cristina Fernández de Kirchner participa de la primera audiencia del juicio oral y público por la denominada causa Vialidad, en la que se la acusa junto a exfuncionarios nacionales y de la provincia de Santa Cruz de integrar una asociación ilícita destinada a la sustracción de fondos públicos a través del direccionamiento de obras viales en esa provincia sureña en favor de Lázaro Báez y el presunto pago de sobreprecios.

Antes de llegar a los tribunales de Comodoro Py, la exmandataria se refirió al tema en las redes sociales, donde manifestó que el juicio se trata de «una nueva cortina de humo que pretende distraer a los argentinos y las argentinas –cada vez con menos éxito– de la dramática situación que vive nuestro país y nuestro pueblo».

Leer también: Un juicio flojo de papeles: comienzan las audiencias por la causa «Vialidad»

«En unas horas comenzará en Comodoro Py un juicio oral al que jamás debí haber sido citada. Se trata de un nuevo acto de persecución con un único objetivo: colocar a una ex presidenta opositora a este gobierno en el banquillo de los acusados en plena campaña presidencial», comienza la serie de tuits de CFK.

«Igualmente, una vez más y como siempre lo he hecho, volveré a ir. Si… pese a todo volveré a ir. No como otros, que desde Comodoro Py acusan y piden detenciones a mansalva y cuando los pescan infraganti no respetan las citaciones judiciales porque dicen que no tienen garantías», continúa.

También destacó que la causa fue iniciada por el gobierno de Mauricio Macri y recuerda que «no es una denuncia original, sino de un refrito de denuncias desde el año 2008, armadas por diputados de la Coalición Cívica, en las cuales Comodoro Py se declaró incompetente en el año 2011 y la justicia de Santa Cruz las sobreseyó por inexistencia de delito».

En esa línea, sostuvo que nunca tuvo intervención en los procesos licitarios, ya que se trata de obras realizadas por organismos provinciales, y destaca que «las ‘pruebas’ por las que fui acusada son las leyes nacionales de presupuesto aprobadas por ambas cámaras del Congreso de la Nación, los DNU de ajustes presupuestarios de toda la Administración Pública Nacional y las Decisiones Administrativas dictadas por los Jefes de Gabinete».

Finalmente, Cristina cuestionó que «como frutilla del postre» se utiliza la declaración del «arrepentido» Leonardo Fariña, actualmente imputado en la causa que instruye Alejo Ramos Padilla que investiga el posible «coucheo» por parte del gobierno para que declare contra la exmandataria.

«Mientras a mi defensa le impiden contar con las pruebas más elementales, se incorpora la declaración de la Dip. Oliveto –alias Pau– y un libro de Daniel Santoro, ambos imputados en la causa D’Alessio», concluyó.

En la Sala AMIA de Comodoro Py, la expresidenta presencia junto a su defensa y otros imputados, entre ellos, el exministro de Planificación Federal, Julio De Vido, el empresario Lázaro Báez, entre otros. También fue acompañada por dirigentes políticos, sindicales y de derechos humanos, como los diputados nacionales Eduardo «Wado» De Pedro, Andrés «Cuervo» Larroque, Horacio Pietragalla, Fernanda Vallejos, Cristina Álvarez Rodríguez, Axel Kicillof, Gabriela Cerruti, Rodolfo Tailhade, Hugo Yasky, entre otros; las Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini y Taty Almeida; la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, entre otros.

El show de Zuvic y TN

Al mediodía, previo al comienzo de la primera audiencia del juicio, la señal Todo Noticias entrevistaba a la parlamentaria del Mercosur de la provincia de Santa Cruz, Mariana Zuvic. A pantalla partida, de un lado hablaba la entrevistada y del otro un móvil del canal seguía el auto de la expresidenta que se dirigía a Comodoro Py.

Zuvic, una de las legisladoras señaladas como «usuaria» de la red de espionaje ilegal integrada por el falso abogado Marcelo D’Alessio y el fiscal Carlos Stornelli, declarado en rebeldía hace dos meses, adelantó que presentará la primera denuncia contra el flamante candidato a presidente Alberto Fernández.

Se trata de la primera denuncia contra el exjefe de Gabinete durante las presidencias de Néstor y Cristina Kirchner, y nuevamente el delito es asociación ilícita. «Acá se garantizó impunidad y hay nombres y apellidos de los responsables, entre ellos, el actual testaferro político de Cristina Kirchner, Alberto Fernández. Él organizó las visitas a la Corte Suprema por la causa que lleva Ramos Padilla», dijo la parlamentaria del Mercosur.

Según Zuvic, Alberto Fernández se reunió con Ricardo Lorenzetti, expresidente del máximo tribunal, con el fin de entorpecer las causas contra exfuncionarios kirchneristas. La «Lilita» santacruceña se convierte así en la primera en denunciar a la cabeza de la fórmula que integrará Cristina en las elecciones presidenciales de este año.