Por Juan Alonso

Sábado. Estaba leyendo la tremenda campaña anti Cristina de los medios de la hegemonía financiera global. Semejante ataque que contó con la presencia del hijo de Bolsonaro tiene un móvil. La proscripción de CFK. Pero ella acaba de postularse como vicepresidenta con Alberto Fernández.

La noticia dio vuelta el tablero político y social de la Argentina. El vídeo grabado por Cristina Fernández de Kirchner con su voz latiendo nos transmite una innegable gravedad en circunstancias muy difíciles con un gobierno desastroso lanzado a lapidarla con sus medios asociados a Estados Unidos.

Desde la canalla gobernante, uno de los primeros en hablar fue Hernán Lombardi: ni Cristina es Isabel ni Alberto es López Rega. Desde La Nación están editando el archivo de notas de Alberto Fernández como una táctica para dañarlo. El oficialismo comenzó una guerra despiadada.

El mensaje de Cristina demuestra grandeza, pero también expone la crisis del país hasta los huesos. El punto es cómo plantar amor y esperanza en una Argentina devastada por sus dueños locales y foráneos. Nos han endeudado en 200 mil millones de dólares por un siglo. Esto es grave.

La posición adoptada por CFK deja a la familia a cargo de un padre adoptivo. La familia es el colectivo frentista del kirchnerismo en su vertiente peronista y progresista. Ahora el padre sustituto quedó a cargo de proveer la merienda de ilusión y hasta la fe. No será fácil.

Esperaban por convertir a Cristina en una víctima lapidada y silenciosa. Ella produjo el movimiento de un torero, pero de frente vienen leones hambrientos. Al correr el trapo punzó dejó a un costado el filo de la espada. Los depredadores que ansían devorarla quedaron vacíos.

Nadie sabe qué pasará. La madre delegó el manejo de la casa con un tono bastante grave y no poca sinceridad y ternura. Será el flamante padre el encargado de instaurar un proyecto que enamore. El futuro ya llegó y hay que abrazarlo y apoyarlo con la dignidad de la humildad.

Si Cristina tomó semejante decisión en estas graves circunstancias tiene sus razones. Aunque la política es una herramienta humana. Muy pocos y pocas enamoran. El amor del pueblo por CFK es único en estos tiempos de desguace y tortura infinita a las grandes mayorías.

Han pasado tres horas y todavía escucho la voz grave y precisa de Cristina. Un mensaje abierto a todo el llamado Frente Patriótico para unificar fuerzas por un sueño modesto. Volver a creer en nosotros para rescatar la Patria. Debemos lograrlo. Es urgente.