Niñez y adolescencia: “Que Garro escuche lo que emitió la Corte”

Pidieron mayores fondos y mejores condiciones de trabajo para la atención en los servicios locales. Denuncian un “vaciamiento” de la política y piden que la Comuna responda al fallo de la Corte Suprema bonaerense que iba en el sentido de su reclamo.

254

Los trabajadores y trabajadoras de los Servicios Locales de Niñez y Adolescencia que dependen del municipio denunciaron un “vaciamiento” por parte de la gestión local. Fue ayer al mediodía en la puerta de la Municipalidad, donde advirtieron de despidos, falta de insumos, de personal y de aumentos salariales.

Pidieron que los gobiernos de María Eugenia Vidal y Julio Garro cumplan con la Ley de Promoción y Protección Integral de los Derechos del Niño, en un marco de deterioro social por el avance de la desocupación, la pobreza y la indigencia. En ese sentido se había pronunciado la semana pasada la Suprema Corte de Justicia bonaerense. A través de un fallo firmado por su presidente, Eduardo Néstor de Lázzari, instó a los gobiernos provincial y local a “que se arbitren las medidas tendientes a dar inmediata solución a la problemática frente al agravamiento de la situación de riesgo y/o vulneración de derechos por la que atraviesan los niños, niñas y adolescentes”.

Trabajadores y trabajadoras hicieron una volanteada en la esquina de 12 y 51 para hacer conocer su situación. Previamente, en otros reclamos entregaron notas al intendente Julio Garro y al secretario de Desarrollo Social, Raúl Cadaa. En ningún caso tuvieron respuesta.

“Los servicios locales trabajamos en el marco de la Ley de Promoción y Protección Integral de los Derechos del Niño pero no contamos con recursos presupuestarios para hacerlo. Vemos que en esto hay una intencionalidad política, porque al mismo tiempo se habla de bajar la edad de imputabilidad. Entonces, bajan la cantidad de recursos para la promoción y protección e impulsan medidas punitorias”, afirmó en diálogo con Contexto Marcela Ledesma, psicóloga que trabaja en el servicio local que abarca el casco urbano, Gorina y Hernández.

“Hay equipos de trabajo que no están completos con los profesionales que corresponde como indica la ley. Además, no hay una línea política clara desde la Dirección. El trabajo es caótico”, agregó.

Los servicios locales son diez en total en la ciudad y están integrados por grupos de profesionales que trabajan de manera interdisciplinaria en el territorio. A principios de año el Municipio echó a seis trabajadores del servicio local de Altos de San Lorenzo y desde aquel momento denuncian que el apoyo del Estado se ha ido debilitando cada vez más.

Cada uno de estos empleados municipales, que trabajan seis horas por día de lunes a viernes con contratos renovables cada tres meses, tiene el salario congelado desde el año pasado. La suba salarial es otra de las demandas.

“Les pedimos que escuchen lo que emitió la Suprema Corte de Justicia bonaerense respecto a que los funcionarios municipales y bonaerenses garanticen la plena implementación de la ley con recursos presupuestarios, algo que venimos reclamando hace mucho tiempo”, concluyó Ledesma.