La comunidad universitaria y científica, acompañada por los estudiantes, se manifestaron ayer en rechazo a las políticas de recortes presupuestarios y desfinanciamiento del gobierno nacional a través de un paro en las universidades y una Marcha de Antorchas. Las columnas, integradas por todas las federaciones de docentes universitarios, marcharon desde las 18 hs por Avenida de Mayo desde el Congreso hasta Plaza de Mayo, donde fue el acto central en el que los dirigentes gremiales leyeron un comunicado conjunto.

Trabajadores docentes, no docentes, estudiantes, becarios y científicos marcharon “en defensa de la Universidad, la ciencia, la tecnología y el salario”. Al frente de la columna marcharon con sus banderas extendidas las federaciones Conadu, Conadu Histórica, Fedun, Fatun y Fagdut. Detrás, sus gremios de base.

“Durante la gestión de Macri, el presupuesto universitario se achicó en un 20%, la precarización laboral avanzó, estamos 16% por debajo del poder adquisitivo que teníamos en 2015, las becas son menos de la mitad de las que había y se perdieron los programas de tutoría y los boletos escolares”, enumeró a Contexto Carlos De Feo antes del inicio de la marcha. “Si seguimos con este nivel de inflación y sin refuerzos presupuestarios, el funcionamiento de las universidades se va a seguir complicando muchísimo para fin de año. Por eso esta movilización es un repudio hacia esas políticas”, aseguró el gremialista.

De Feo: «Durante la gestión de Macri, el presupuesto universitario se achicó en un 20%, la precarización laboral avanzó, estamos 16% por debajo del poder adquisitivo que teníamos en 2015».

Las marchas de antorchas universitarias se han vuelto una constante cada vez que la relación entre el gobierno y las federaciones crece en tensión. “Esta movilización es muy importante. Cada vez que la docencia universitaria junto con el movimiento estudiantil y los trabajadores no docentes salimos a la calle, se ha sentido un impacto”, dijo Octavio Miloni, secretario general del gremio Adulp que representa a los docentes de la UNLP. “Esperemos que haya sensibilidad del gobierno para sentir ese impacto y haga en materia salarial una oferta acorde a lo que pedimos, y en materia presupuestaria, que esté atento a las necesidades de las universidades nacionales. Estamos en una situación crítica y, en el caso de la ciencia, en una situación desastrosa”, remarcó.

El principal eje de la movilización fue contra el ajuste en el sistema universitario y científico, pero el motivo que la terminó de desencadenar fue la no resolución de la paritaria de los docentes. En la última reunión, el Ministerio de Educación que conduce Alejandro Finocchiaro ofreció un aumento del 15% en cuatro tramos: 4% en junio, 4% en agosto, 4% en septiembre y 3% en octubre, más la inclusión de dos cláusulas gatillo de aplicación automática, una en noviembre y otra en febrero de 2020. Para las federaciones el aumento sigue siendo “insuficiente” y tendrán una nueva reunión de comisión técnica el lunes 20.

En el caso del sector de ciencia y tecnología, el panorama es más severo. El ajuste alcanzó a todos los organismos del sistema científico. En el CONICET hubo un recorte en el ingreso a la carrera de investigador. Las autoridades aprobaron el ingreso de sólo el 17,7% de los postulantes. A su vez, los institutos que dependen de este organismo no cuentan con fondos para solventar los gastos básicos, como seguridad y limpieza.

Salvarezza: «La gestión del gobierno nacional fueron tres años de destrucción del sistema científico y tecnológico de nuestro país, en el marco del achique del Estado. Hay un cuadro de profunda crisis».

“La gestión del gobierno nacional fueron tres años de destrucción del sistema científico y tecnológico de nuestro país, en el marco del achique del Estado. Hay un cuadro de profunda crisis”, dijo Roberto Salvarezza, diputado nacional de Unidad Ciudadana y extitular del CONICET presente en la movilización.

“Si bien CONICET y Universidad caminan juntos, el sistema de ciencia se ha llevado la peor parte. Los salarios de los investigadores del CONICET se han depreciado un 30% desde que llegó Macri y tenemos las becas en la línea de pobreza. Es un sector que no tiene autonomía, depende directamente del Estado, por eso ha sido comparativamente el más castigado”, agregó el diputado.

Por su parte, los estudiantes, perjudicados por los recortes destinados a los programas y becas del sector, engrosaron la marcha e hicieron sentir sus reclamos. “A nivel nacional, el gobierno congeló el monto del programa PROGRESAR a valores de 2018. En un año donde tuvimos casi 50% de inflación, los estudiantes perdimos 35% del poder adquisitivo de ese programa”, afirmó a Contexto Gisela Cernadas, presidenta de la Federación Universitaria de La Plata (FULP).

“En la provincia de Buenos Aires, la gobernadora (María Eugenia) Vidal ejecuta un recorte arbitrario sobre el boleto estudiantil, de modo que hay miles de estudiantes que ven vulnerado su derecho de acceder al mismo, y quienes pueden acceder tienen un equivalente de boletos mensuales que está por debajo de los establecidos en la Ley 14.735”, agregó la gremialista estudiantil.

La Marcha de Antorchas de ayer se suma a una serie de protestas realizadas esta semana por docentes y estudiantes. Mediante asambleas y clases públicas, visibilizaron la situación salarial y presupuestaria. En La Plata hubo actividades en la sede Fonseca, donde participaron las facultades de Trabajo Social, Bellas Artes y su colegio universitario. Y en las casas de estudio del bosque cercanas a avenida 60 hicieron lo propio las facultades de Medicina, Veterinaria, Periodismo y Comunicación Social, Agronomía y Ciencias Naturales.

La Conadu Histórica finaliza este viernes su paro de 48 horas mientras que desde Conadu retoman hoy las clases, aunque advirtieron que, de no haber mejoras en la propuesta salarial por parte del gobierno, volverán al paro a fin de mes, al igual que las demás federaciones.