Abrazo al centro «Basaglia» para impedir su cierre

291

Al grito de “queremos una casa, queremos una casa”, un centenar de usuarios, trabajadores, profesionales, representantes de organismos de derechos humanos, de colegios profesionales y estudiantes de distintas facultades abrazaron esta mañana al Centro de Salud Mental Comunitaria “Franco Basaglia”, en la calle 49 entre 17 y 18, en reclamo de una definición por parte del ministerio de Salud a cargo de Andrés Scarsi sobre una nueva ubicación para que siga funcionando el dispositivo que trabaja para la reinserción en la comunidad de pacientes externados del hospital “Dr. Alejandro Korn”, de Melchor Romero.

Mediante una radio abierta, los participantes expusieron la preocupante situación del centro, ya que los tiempos para concretar el alquiler de una nueva casa en la cual desarrollar las actividades se dilatan inexplicablemente.

También se recogieron adhesiones en un documento que fue leído en el lugar. El abrazo se extendió a toda la manzana, y sin interrumpir el tránsito en la zona, la protesta se extendió hasta las puertas del ministerio de Salud, en 51 y 18.

En el documento se denunció que durante un plenario del Organismo de Revisión de la Ley de Salud Mental, llevado a cabo anteayer, autoridades del ministerio de Salud agravaron la preocupación ya que dijeron que «existe una nueva reserva por un inmueble donde trasladar el centro, que no cumple aún con las condiciones mínimas para entender que la contingencia se encuentra resuelta y evidencia la falta de planificación de politica pública en materia de Salud Mental, que podría derivar en situaciones similares en otros dispositivos, como el Centro de Día ‘Pichón Riviere'».

«La situación de incertidumbre torno a la existencia de un espacio físico para que funcione el centro entraña un peligro para la continuidad de las tareas y también importa un peligro para la salud de los usuarios que se benefician de las mismas, la tranquilidad de sus familiares y la estabilidad de los trabajadores», advirtieron los convocantes.

Los organizadores del abrazo recordaron que el «Basaglia» cumple con los estándares que recoge la Ley Nacional de Salud Mental 26.657, ya que «se trata de un ejemplo de buenas prácticas a nivel nacional e internacional que cuenta con fuerte arraigo territorial y un amplio reconocimiento académico, social y cultural».

En el abrazo estuvieron Mario Coriolano, titular de la Defensoría de Casación; Xavier Oñativia, quien es decano de la facultad de Psicologia y Pupi Barón, de la Asociación de Usuarios, Familiares y Trabajadores de Salud Mental (Aufatam), entre otros.

Desde hace unos meses, pesa una orden de desalojo sobre el inmueble en que funciona el centro desde 2007, sin que las autoridades del nosocomio –del cual depende formalmente– ni de la cartera sanitaria provincial muestren interés concreto en identificar y concretar el alquiler de una casa para la continuidad del “Basaglia”.

Varias decenas de personas externadas del “Alejandro Korn” pasaron por el centro participando de actividades terapéuticas, de talleres creativos y de formación laboral.

Actualmente, unos cien usuarios se alimentan en el centro, reciben atención médica y acceden gratuitamente a los medicamentos indicados.

Del Servicio de Externación del “Dr. Alejandro Korn” dependen tres centros que en La Plata alientan la reinserción social de pacientes psiquiátricos: la Casa de Pre Alta, el Centro de Día “Pichón Riviere” y el Centro de Salud Mental Comunitaria “Franco Basaglia”.
Los mismos siguen los lineamientos centrales de la Ley Nacional de Salud Mental, que postula el progresivoSe cierre de las instituciones manicomiales y su sustitución por servicios de psiquiatría instalados hospitales generales.