Estimulado por la efervescencia política de 2011 y la consagración del kirchnerismo como fuerza política protagonista, el entonces periodista Emanuel Rodríguez comenzó a buscar espacios donde expresar ideas y sentimientos que las ataduras corporativas de su profesión no le permitían. Fue ahí cuando decidió explorar el mundo del humor y convertirse en “Peroncho”.

Autodefinido como “Comediante K” en las redes sociales, “Peroncho” arriba del escenario, el alter ego que este joven cordobés se inventó para sí mismo se convirtió en un éxito que, desde hace cuatro años, lo lleva de gira por múltiples lugares del país donde presenta su show estrictamente “a la gorra”, y donde plantea, en clave de parodia, las principales inquietudes del peronismo en tiempos de Macri.

“Cuando hago stand up sigo haciendo periodismo. Tratar de decir la verdad es un gesto de rebeldía, más contra el cinismo que promueve este gobierno”, sostiene Rodríguez en diálogo con Contexto, horas antes del espectáculo que brindará esta noche en la ciudad de La Plata, donde presentará una vez más lo que él define como una mezcla de “humor y amor para ganarle a la tristeza macrista”. El saqueo a las arcas públicas, la desprotección de los sectores más vulnerables, el cinismo del discurso de Cambiemos, son algunos de los puntos donde “Peroncho” pone la lupa a la hora de desmenuzar la realidad.

“Cuando hago stand up sigo haciendo periodismo. Tratar de decir la verdad es un gesto de rebeldía, más contra el cinismo que promueve este Gobierno”

Aun en lo irreverente de su estilo, Rodríguez no pierde el sentido estricto de tomar su obra como una “práctica militante”, atada a la responsabilidad ideológica y moral de ese complejo universo que es el peronismo. En ese sentido, insiste en leer a Arturo Jauretche y a Enrique Santos Discépolo, conocer a fondo la tradición cultural y acentuar que “el humor debe ir conectado a la esperanza”.

“A pesar de todo, a uno como humorista y como peronista no puede faltarle la esperanza. No hay que caer en el humor cínico y antipolítico. El humor tiene que salir del amor al pueblo”, afirma. En la búsqueda por escapar a los lugares comunes de la tradición humorística argentina frente a lo político, el “Peroncho” milita la premisa de –incluso en la libertad que permite su formato– jamás “reírse del más débil”.

“No creo en hacer una metáfora de la Argentina como si fuera un gran inodoro cuya única solución es tirar la cadena. Nosotros debemos tener la tradición de que en el pueblo está la herramienta para sacar adelante a la patria”

“No creo en hacer una metáfora de la Argentina como si fuera un gran inodoro cuya única solución es tirar la cadena, como hacía Tato Bores. Nosotros debemos tener la tradición de que en el pueblo está la herramienta principal para sacar adelante a la patria.” En esa misma línea, el artista agrega: “Yo trato de no reírme de quien no se puede defender en igualdad de condiciones. No hay que reírse para abajo, sino para arriba. Reírse de los diferentes es una actitud ‘tinelliesca’, muy de los noventa. No me gusta reírme del votante de Macri, como sí de los dirigentes. Creer que hay más responsabilidad de esto que nos pasa en ‘la señora Bisman’ que en el FMI y Grobocopatel es pifiarla”, dijo.

El artista cordobés traerá esta noche su show a la gorra al Espacio Cultural Juana Azurduy (calle 63 N° 1261) a partir de las 21 hs, donde desplegará su formato de stand up para hacerle frente al macrismo a fuerza de humor popular.