La lucha de las familias endeudadas con créditos UVA volvió a sumar un nuevo capítulo ayer, con un “llaverazo” que decidieron realizar frente a la sede del Banco Central de la República Argentina. La medida tuvo como objetivo, una vez más, reclamar al gobierno una solución definitiva por las impagables tasas de interés que deben enfrentar los beneficiarios, como producto de la inflación y la disparada del dólar en el último año.

«No al seguro usurero», «tope al capital», «basta de indexar créditos por inflación», fueron los principales reclamos que el conjunto de manifestantes expuso bajo la consigna “Viviendas sí, negocios no”. Asimismo, exhortaron al propio Mauricio Macri: “Señor Presidente, proteja a las familias”.

La iniciativa de las familias autoconvocadas que se encargan de llevar adelante las protestas se desarrolló, según definieron, “ante los oídos sordos de un gobierno que no reconoce el fracaso de los UVA indexados por inflación”.

“La inflación aumentó mucho y los salarios no acompañaron. Le prometieron una relación entre la cuota y el ingreso. Prometieron en 2018 una inflación del 10% y eso no sucedió. El gobierno estafó”, especificó uno de los miles de beneficiarios del crédito que se presentó frente a la sede bancaria para protestar.

Leer también: Familias deudoras en UVA respondieron a Vidal y exigen que se trate la Emergencia

Estos créditos hipotecarios son un préstamo que se ajusta por Unidades de Valor Adquisitivo (UVA), una unidad de medida que fue creada por el BCRA para fomentar ese segmento de los productos ofrecidos por los bancos. Están otorgados en pesos a tasa fija, ajustable por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), que refleja el índice de precios al consumidor.

En tanto, ya son unas 2.000 familias las que forman parte del grupo de autoconvocados, desde ciudades como La Plata, CABA, Mar del Plata, Tandil, Tucumán y Bahía Blanca. Cabe destacar que, semanas atrás, el legislador bahiense de Unidad Ciudadana Federico Susbielles impulsó un proyecto a nivel provincial para declarar la Emergencia en Créditos UVA, que permitiría avanzar con topes a las deudas de los usuarios y poner un fin al sistema de indexación por inflación.

“Hay que tener en cuenta que el principal componente de cálculo de valor de la UVA es la inflación, por ende, si se dispara el dólar se dispara la inflación y nos repercute. Cuando la UVA se generó en marzo de 2016, su valor era de 14,05 pesos. Al día de hoy está más de 35 pesos. Imaginemos lo que eso debe significar llevado a montos de 1 o 2 millones de pesos”, dijo a Contexto Noelia Vaccarini, una de las integrantes del grupo de autoconvocados durante la semana en que el proyecto ingresó a la Legislatura, aunque sin llegar a discutirse en tablas.