Por Rocío Cereijo

El tomógrafo del Hospital de Niños Sor María Ludovica de la capital bonaerense se encuentra fuera de funcionamiento. Profesionales de la salud y familiares de los niños que reciben atención en el lugar expresaron su preocupación. Mientras se espera la reparación de una plaqueta que habría ocasionado la rotura, los niños deben ser trasladados al Hospital San Juan de Dios para hacerse los estudios, hecho que genera una demora ante el crecimiento de la demanda.

El tomógrafo no es la única herramienta dañada: también es imposible la realización del examen videofluoroscópico de deglución a los niños atendidos en el Sor María Ludovica. El único centro de salud público en condiciones de realizarlo en la ciudad es el Hospital Zonal Especializado Dr. Noel H. Sbarra (ex Casa Cuna), que tiene un gran retraso en la coordinación para llevar adelante esta práctica.

Leer también: En el Hospital de Niños no hay aire acondicionado y en el San Martín volvió a cortarse la luz

Entre otras de las consecuencias que padece el sistema sanitario provincial, este hospital que brinda atención a bebés y niños de hasta los catorce años funcionó durante el verano sin aire acondicionado, incluso en las áreas sensibles. Otro hecho para destacar es que, al igual que lo ocurrido en otras provincias, el gobierno de María Eugenia Vidal no garantizó la provisión de vacunas como la antimeningocócica, la vacuna contra el HPV y la triple bacteriana acelular.

Las autoridades del hospital de alta complejidad pediátrica afirmaron que se inició el proceso de compra del repuesto para el tomógrafo en la dirección de Compras de Tecnología Médica del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires. Cabe destacar que este centro de salud recibe más de 300.000 consultas anuales de demanda espontánea y clínica pediátrica que no sólo provienen de La Plata y las localidades linderas, sino también de toda la región bonaerense, otras provincias e, inclusive, países vecinos.

En el presupuesto provincial de 2019 se pagarán $56.403.383.972 en servicios de la deuda, cifras superiores a la destinada al área de Salud, a la que se le asignó $51.148.086.741. Asimismo, el gobierno de Vidal subejecutó 18 mil millones de pesos previstos en el presupuesto para salud en 2018; es decir, no cumplió con el destino de los fondos pautados a pesar de graves falencias como la que sufrió el Hospital San Martín este año ante los reiterados cortes de energía eléctrica.