El arzobispo de La Plata, Víctor “Tucho” Fernández, recibió ayer a figuras políticas locales del oficialismo y la oposición en el marco del segundo encuentro de la mesa de diálogo que conformó este año, con la mira puesta en “construir consensos” para generar políticas en medio de la crisis económica y social que atraviesan el país y la región.

En la mesa junto a monseñor Fernández, hombre bajo la línea del mensaje del papa Francisco, participaron los concejales Gastón Castagneto (Unidad Ciudadana), Lorena Riesgo y Pedro Borgini (FpV-PJ), Virginia Rodríguez y Luciano Sanguinetti (Frente Renovador), el senador provincial Juan Manuel Pignocco, los diputados provinciales Guillermo Escudero (PJ-Unidad y Renovación) y Marcelo Daletto (Cambiemos).

Tras el encuentro, se acordó entregar al intendente Julio Garro una lista de cuatro temas que habían propuesto distintos espacios de la oposición y que fueron aceptados por los ediles de Cambiemos: la creación de un banco social de materiales de la construcción en desuso para quienes lo necesiten; la creación de un polo audiovisual para la región con el fin de impulsar al sector y dar trabajo; conformar una mesa que promueva el cordón frutihortícola platense, uno de los más importantes del país; y la aplicación de exenciones impositivas para aquellas pymes que tomen como trabajadores a personas mayores de 45 años.

Leer también: En plena crisis social, monseñor Fernández recibió a referentes políticos

Sin embargo, desde la oposición señalaron que “existen demandas más urgentes”. En concreto, la crisis alimentaria producto del ajuste que aplica Cambiemos. Por este motivo, pidieron que Garro interceda para que el gobierno de la provincia entregue mayor cantidad de tarjetas alimentarias en comedores y merenderos comunitarios, donde asisten los sectores de mayor vulnerabilidad social.

“Estamos atravesando una crisis alimentaria tan profunda que hay que ponerla como prioridad. Así lo dijo el monseñor durante la reunión, porque la mesa de diálogo en sí no es una política”, dijo a Contexto la concejal Lorena Riesgo, autora de una ordenanza que apunta a aumentar los cupos de estas tarjetas. Hasta el momento no recibió el interés del oficialismo.

Riesgo: «Estamos atravesando una crisis alimentaria tan profunda que hay que ponerla como prioridad. Así lo dijo el monseñor durante la reunión».

Gastón Castagneto se refirió en el mismo sentido. “Estas instancias tienen que servir para que los alimentos lleguen a las casas donde se necesitan. Esperamos que a medida que esta mesa avance, las tarjetas alimentarias también”, afirmó, aunque expresó su “desconfianza” hacia el oficialismo porque “anteriormente se han comprometido y después no lo llevan a la práctica”.

Castagneto: «Esperamos que a medida que esta mesa avance, las tarjetas alimentarias también», afirmó, aunque expresó su desconfianza porque «anteriormente se han comprometido y después no lo llevan a la práctica».

Desde los bloques de Unidad Ciudadana y el PJ del Concejo Deliberante habían advertido que en la rendición de cuentas que hizo el Ejecutivo sobre el presupuesto 2018 no se ejecutó el 23% de los fondos destinados al área de Desarrollo Social. Esto, mientras el 30,9% de los platenses son pobres y el 7,7% son indigentes, según el último informe del INDEC referido al segundo semestre de 2018.

En la primera reunión a principios de abril, el arzobispo había convocado a las distintas fuerzas políticas municipales y provinciales para trabajar en una “agenda urgente” en materia social y laboral, en una muestra del rol político de la Iglesia ante los efectos de la recesión. Allí Fernández les transmitió su preocupación por el avance de la pobreza y el desempleo y se comprometió a reunirlos para llevar a la práctica las iniciativas.

Monseñor Fernández finalizará su rol de articulador una vez que se sancionen las ordenanzas que contemplan los puntos acordados ayer. “En los avances técnicos que siguen no tengo por qué estar yo, pero me alegra que de esta reunión surjan caminos de acción a llevar adelante por los actores políticos”, señaló Fernández ante medios locales al salir de la reunión.

Además de los cuatro puntos consensuados, los legisladores presentes asumieron la responsabilidad para que se ejecute una partida incluida en el presupuesto por 100 millones de pesos destinada al funcionamiento del Astillero Río Santiago.

El último punto relevante de la reunión tuvo que ver con definir una reunión con el ministro de Desarrollo Social bonaerense, Santiago López Medrano, para volver concreta la intervención de Provincia.