En el Día Nacional Contra la Violencia Institucional, los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal N° 4 fueron escrachados esta mañana por familiares de Marcela Mendoza, los cuales llegaron acompañados por organizaciones feministas. Es que los magistrados a cargo, Emir Caputo Tártara y Juan Carlos Bruni, aún no han respondido al habeas corpus presentado por la defensa de la mujer que hoy, sin sentencia firme tras la revocación de Casación, sigue detenida y con un delicado estado de salud.

Con una intervención en la sede del Poder Judicial de calle 8 y 56 y una pegatina en las inmediaciones del TOC 4 que funciona dentro, los allegados y la agrupación «Fuega, Herramientas Feministas» exigieron a los jueces que aceleren el proceso, ya que un hábeas corpus debe ser respondido en la inmediatez.

Marcela Mendoza hace cuatro años que está detenida por haber sobrevivido en 2015 a un ataque de Eduardo Gómez, su agresor, al que ella había denunciado.

Cabe recordar que Marcela Mendoza hace cuatro años que está detenida por haber sobrevivido en 2015 a un ataque de Eduardo Gómez, su agresor, al que ella había denunciado en reiteradas oportunidades por violencia de género y que murió en el intento de prenderla fuego. Por estos hechos, el TOC N° 3, a cargo de Ernesto Domenech, Andrés Vitali y Santiago Paolini, con investigación de la fiscal Silvina Langone, la condenó a cadena perpetua en 2018.

Sin embargo, en abril de 2019, Casación, tras una presentación de la defensa, revocó el juicio al considerar que no se presentaban pruebas suficientes y que los magistrados no tuvieron en cuenta el contexto de violencia machista ya denunciado.

Mientras uno de los jueces del tribunal de alzada consideró que Marcela debería ser absuelta, los otros dos en mayoría decidieron que deberá constituirse otro tribunal para llevar adelante un nuevo juicio. En este contexto, a Marcela, que ya lleva casi cuatro años detenida, no se le otorgó la libertad.

“Hoy es el día contra la violencia institucional y nos concentramos para pedir respuestas. Hasta el día de hoy Marcela sigue detenida”, destacó Marilyn Aleman, su hija, en diálogo con este medio. “Estamos viendo cuándo va a volver a salir este juicio y que ella al menos lo pueda esperar en libertad, que es lo que corresponde, porque ya lleva cuatro años detenida sin una sentencia”, agregó.

“Esto es terrible, porque da cuenta de cómo opera el Poder Judicial cuando necesita ayuda”, consideró en diálogo con Contexto Julieta Brizuela, de «Fuega, Herramientas Feministas». “En lugar de absolverla inmediatamente luego de un juicio trunco y de un juicio con mala praxis, la siguen revictimizando. Nosotras estamos acá exigiendo la libertad de Marcela y la absolución”, agregó.

Mientras la defensa va a recurrir a la Suprema Corte de Justicia para exigir que no se realice un nuevo juicio, ya que se presentaron dos habeas corpus en los que se destaca el fuerte deterioro de su salud, al tener un alto nivel de celiaquía y una dieta que no es la indicada. “Ella sigue sin la dieta que precisa, su enfermedad sigue agravándose, sigue muy descompuesta. Y no sólo físicamente, psicológicamente se encuentra muy deprimida. Se siente mal y ya quiere salir. Están tardando demasiado en sacarla y no sabe cuánto tiempo más de su vida le van a seguir robando. Ya lleva cuatro años de su vida que le sacaron”, detalló Alemán.

“Esto es terrible, porque da cuenta de cómo opera el Poder Judicial cuando necesita ayuda”

“Por eso en este día tan importante vinimos también a hacer visible esta violencia institucional que está sufriendo hace cuatro años, cuando no se tiene en cuenta la perspectiva de género, el contexto de violencia de género, por las denuncias, por la perimetral, y ahora pasa lo mismo con su enfermedad”, agregó.

La decisión de definir este recurso la tienen ahora Caputo Tártara y Bruni, que aún no se han expedido a pesar de que por ley deben dictar sentencia en 48 horas. Ya han pasado más de quince días y no hay respuestas.