Horas de tensión se vivieron durante la tarde de ayer, tras el operativo de Gendarmería Nacional que cercó la sede del sindicato de Camioneros, en el marco de un allanamiento vinculado a la causa por presunta asociación ilícita de la familia Moyano. No obstante, desde los principales referentes del movimiento de trabajadores apuntaron a una “represalia por las medidas de lucha llevadas adelante por el sindicato”.

“Esto es peor que los milicos; no les tenemos miedo a [la ministra de Seguridad, Patricia] Bullrich y a [Mauricio] Macri. Nos tratan como delincuentes pero los verdaderos delincuentes están en Balcarce 50”, disparó el titular del gremio, Pablo Moyano, quien se mantuvo dentro del edificio del barrio porteño de Constitución. Mientras tanto, puertas afuera se encontraba desplegado un operativo de 150 efectivos de Policía y Gendarmería.

Luego de más de seis horas y ante una multitud que rodeó el edificio en apoyo a los dirigentes, habló Hugo Moyano y responsabilizó al gobierno por el despliegue de uniformados al que calificó como “un disparate total, una de las tantas estupideces y gansadas que ha hecho”.

Hugo Moyano: “Por favor, señor presidente, no siga haciendo estupideces y gansadas, porque todos los errores que usted comete los paga gente con sacrificios y esfuerzos”.

“No encontraron nada porque nada pueden encontrar en un lugar donde lo único que se hace es defender los derechos de los trabajadores”, afirmó el secretario general de Camioneros, y concluyó dirigiéndose a Mauricio Macri: “Por favor, señor presidente, no siga haciendo estupideces y gansadas, porque todos los errores que usted comete los paga gente con sacrificios y esfuerzos”.

La medida se produjo una semana después del contundente paro del 30 de abril, encabezado por el Frente Sindical para el Modelo Nacional, entre cuyos principales referentes se encuentra el propio Moyano.

“El gobierno trata de decir: en esta historia hay castigados y hay premiados. Todos los que estuvieron disciplinados frente a las políticas del gobierno, todos los que guardaron silencio y miraron para el costado cuando hubo despidos y ajuste, van a ser premiados. Los castigados, como Camioneros, tendrán encima a la Gendarmería”, dijo a Contexto el dirigente de la CTA y diputado nacional de Unidad Ciudadana, Hugo Yasky, quien durante la tarde de ayer se acercó a brindar su solidaridad con Pablo y Hugo Moyano.

Yasky: «Esto es una clara acción de represalia por parte del Gobierno contra uno de los sindicatos que jugó un papel fundamental en el paro del 30A».

“Esto es una clara acción de represalia por parte del gobierno contra uno de los sindicatos que jugó un papel fundamental en el paro del 30A. Desplegar fuerzas de Gendarmería como si se estuviera tratando de copar una fortaleza subversiva y hacer ostentación de personal armado hasta los dientes para asaltar la sede de una obra social es una puesta en escena”, agregó el referente de la CTA.

Por su parte, uno de los pronunciamientos más significativos vino de parte de la CGT, hasta el momento distanciada de Moyano a partir de los diferentes lineamientos frente al último paro general, y que ahora decidieron mostrar solidaridad respecto del operativo contra el gremio. “Nos solidarizamos con los trabajadores camioneros y con sus dirigentes, y ratificamos nuestra posición de rechazo a los ataques injustificados que vienen sufriendo numerosas organizaciones de trabajadores”, expresó la Confederación a través de un comunicado de los titulares Héctor Daer y Carlos Acuña, junto al secretario de Derechos Humanos de la entidad, Julio Piumato.

Cabe destacar que esta maniobra contra Camioneros se da en pleno intento del gobierno de Mauricio Macri por sellar un acuerdo de “consensos” a futuro con diferentes sectores del escenario político, que incluyen la profundización de los esquemas de reforma laboral encarados por Cambiemos y la garantía de “cumplir” con las responsabilidades estipuladas por el FMI. En ese sentido, el gobierno intenta sentar en su mesa a la Iglesia, a la CGT y a la propia Cristina Fernández de Kirchner.

“Esta causa está viciada de impunidad. Es de público conocimiento que [Pablo] ‘Bebote’ Álvarez fue apretado para declarar en contra de los Moyano. Es una causa política, una represalia al gremio que más ha peleado contra las políticas de Macri”, fueron las palabras del activista social y titular de La Alameda, Gustavo Vera, quien también se presentó a brindar su apoyo a los gremialistas. En esa misma línea se pronunció el titular del sindicato de bancarios, Sergio Palazzo, quien expresó su “solidaridad y acompañamiento a los compañeros Camioneros en la persona de Hugo y Pablo Moyano”. En referencia al gobierno, Palazzo manifestó: “No se bancan dirigentes y sindicatos que luchan, por eso los allanamientos y la persecución”.

La medida fue dispuesta por el Juzgado de Garantías Nº 9 de Lomas de Zamora. Los allanamientos se replicaron en otras siete delegaciones del sindicato liderado por Pablo Moyano.