Por Rocío Cereijo

Un informe realizado por profesionales de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) en el marco del Plan Director de Reducción del Riesgo de Inundaciones (RRI) reveló que 14 de los 35 proyectos de urbanizaciones que fueron autorizadas por el Concejo Deliberante durante el año pasado tienen algún riesgo de inundación en caso de precipitaciones como las del 2 de abril de 2013, donde hubo una descarga de más de 300 milímetros en tres horas en forma constante.

La investigación fue realizada durante el primer trimestre de 2019 en el marco del Convenio específico firmado el 21 de diciembre de 2018 por la UNLP y la Municipalidad de La Plata (MLP) para la elaboración de un “Plan de Reducción del Riesgo de Inundaciones” en la región. En el escrito presentado se detallan las actividades por desarrollar en un plazo total de nueve meses, con el objetivo de “minimizar el riesgo de desastres producidos por eventos hidrometeorológicos extremos, en particular los provocados por tormentas severas, para proteger la vida de los ciudadanos en zonas de alta vulnerabilidad”.

Leer también: Ambientalistas de La Plata denunciaron intereses inmobiliarios tras la aprobación de obras de “riesgo hídrico”

Cabe destacar que la iniciativa basada en los Proyectos de Investigación Orientada (PIO), auspiciados por la UNLP y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) apunta también a poder brindar herramientas a los ciudadanos a fin de lograr una “prevención, respuesta y reconstrucción”. Las Asambleas de Inundados presentaron un comunicado donde demandaron “Retrotraer la situación ya que la aprobación de las ordenanzas no implicó generar derechos a los emprendedores” y la “urgente modificación del Código de Ordenamiento Urbano para fijar reglas de juego que promuevan un crecimiento urbano planificado”.

El informe de la UNLP determinó que casi la mitad de los proyectos de urbanización aprobados en la última sesión del Concejo Deliberante tienen riesgo de inundación.

La segunda entrega del plan RRI determinó que casi la mitad de los proyectos de urbanización aprobados en la última sesión del Concejo Deliberante tiene riesgo de inundación en caso de fuertes precipitaciones. La decisión había sido rechazada por el bloque de Unidad Ciudadana, Gastón Crespo, Florencia Rollie y Lorena Riesgo debido a incompatibilidades con el Código de Ordenamiento Urbano y Territorial vigente.

“Al análisis de riesgo de los 35 expedientes incluidos en las Ordenanzas N° 11.763 y 11.764/2018, da como resultado 5 casos con riesgo alto de inundación, 2 casos de nivel medio, 7 casos de nivel bajo y 21 casos con riesgo de inundación muy bajo a nulo”, se postula en el escrito. Los cinco proyectos de “riesgo alto” de inundación se encuentran en las proximidades de la cuenca del Arroyo del Gato (41 e/ 167 y 173 de Olmos), del Carnaval (barrios La Francisca, de 446 y 136, Clementina 1, de 446 y 135, y Clementina 2, de 446 y 135) y de los arroyos Rodríguez y Martín (barrio La Cañada, de 467 hasta el curso del arroyo entre las calles 160 y 166 de City Bell).

Las Asambleas de Inundados demandaron “Retrotraer la situación” y la “urgente modificación del Código de Ordenamiento Urbano para fijar reglas que promuevan un crecimiento urbano planificado”.

Respecto de los proyectos de “riesgo de nivel medio” se detallan los cercanos a la cuenca del Arroyo Rodríguez (139 a 140 y de 507 a 511 de Hernández) y del Arroyo Pereyra (en 407 e/ 141 y 143 de Arturo Seguí). Finalmente, los de “riesgo de nivel bajo” son aquellos que se encuentran en las cercanías del Arroyo del Gato (en 38 a 40 e/ 168 y 170 y en 173 e/ 524 y 526 de Melchor Romero), linderos a la cuenca del Arroyo Pérez (72 y 167 de Los Hornos), al Arroyo Rodríguez (en 501 e/ 148 y 153 de Gorina y en 39 e/ 511 y las vías de Hernández), al Arroyo Carnaval (en 425 e/ 206 y 208 de El Peligro) y al Arroyo Martín (en 208 y 509 de Abasto).

En este marco, las Asambleas de Inundados reclamaron un código de ordenamiento urbano con enfoque de riesgo hídrico y afirmaron que “en las cuencas altas el efecto acumulativo puede ser más severo para los propios habitantes de los emprendimientos como para el resto de la población de las cuencas”. Finalmente, en esta línea también solicitaron la “realización de un plan integral de desarrollo de las cuencas altas que incluya integralmente los aspectos de hidrología, infraestructura, movilidad, y los sociales”.