Por Pablo Pellegrino

A pesar del optimismo del gobierno, que sostiene que la recesión económica “encontró su piso en diciembre”, la producción industrial sigue cayendo y mantiene la misma tendencia que hace once meses. Con la aceleración de la crisis en el sector productivo industrial y el de la construcción, que en marzo registraron caídas del 13,4% y 12,3% respectivamente, todas las fichas del gobierno para mostrar signos de recuperación económica están puestas en el sector agropecuario.

Según los datos difundidos el lunes por el INDEC, los dieciséis sectores que conforman el Índice de Producción Manufacturera registraron caídas. Las más acentuadas fueron las vinculadas a equipos de transporte, que superaron en promedio el 30%. En esa rama, la industria automotriz tuvo una baja en su producción del 33,6%, y el ítem “otro equipo de transporte” tuvo una caída del 53,6%, con un impactante 76,6% en la producción de motocicletas.

Leer también: Sigue el derrumbe: suspensiones en Volkswagen y despidos en Zanella

Los textiles también tuvieron fuertes caídas en marzo: el segmento de productos textiles, que agrupa hilados, tejidos, entre otros, tuvo una contracción del 17%, y el segmento de prendas de vestir, cuero y calzado tuvo un registro similar, con 17,3% respecto de marzo del año pasado.

Para abril no se esperan mejoras en la producción industrial manufacturera, ya que la escalada del dólar y el aumento de las tasas por parte del Banco Central, combo explosivo para el sector productivo, continuó a lo largo del mes.

Las bajas más sensibles están vinculadas con productos que se ven afectados por la caída generalizada de los salarios reales, que se sostiene desde el año pasado. La semana pasada, el INDEC difundió su índice de salarios que, a febrero, acumulaba un incremento promedio del 34,6%, número que, tanto en términos de variación mensual como interanual, se encuentra muy por debajo del índice de inflación.

Contra febrero del año pasado, los precios tuvieron incrementos del 51,3%, mientras que el promedio de salarios que difundió el INDEC se ubicó dieciséis puntos debajo de ese índice.