El desplome del consumo sigue generando suspensiones y despidos en el mercado automotriz, uno de los sectores industriales más afectados por la recesión económica. Los últimos casos fueron las 2.800 suspensiones de operarios de la fábrica de Volkswagen en la localidad de Pacheco, en Tigre. También por la caída en las ventas, Zanella comunicó que aplicará despidos en las cuatro plantas que tiene en el país.

La planta de Volkswagen donde habrá suspensiones es la que fabrica el modelo Amarok. En marzo, la empresa alemana había iniciado un plan de trescientas suspensiones rotativas en Pacheco ante un cuadro de sostenida caída en las ventas. Fuentes del gremio Smata señalaron a este medio que la medida es de “contención” para evitar nuevas pérdidas de puestos de trabajo. En las últimas horas de ayer, dirigentes de este gremio evaluaban qué pasos seguir para afrontar la situación.

En el caso de Zanella, desde el gremio de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) afirmaron que son cuatro las plantas donde habrá despidos. «Veníamos trabajando fechas a futuro con la empresa, pero la semana pasada tuvimos una reunión y la firma planteó directamente la necesidad de despedir gente», dijo José Luis Rocha, secretario general de la UOM seccional Mar del Plata, ciudad donde se encuentra una de las plantas. «Están a punto de empezar los despidos», detalló. Sin embargo, la firma todavía no precisó cuántos serán los trabajadores despedidos.

El motivo que explica los despidos y suspensiones en estas dos empresas es la caída de las ventas, en el marco de un escenario signado por el alto nivel inflacionario, que en el primer trimestre alcanzó un 11,8%, y la devaluación del peso del 120% en el último año. Asimismo, esta semana el INDEC informó que el estimador mensual de actividad económica (EMAE) registró en febrero una caída interanual del 4,8%, lo cual confirma que Argentina continúa en recesión. En la medición interanual el EMAE acumula once meses consecutivos en baja y su peor desempeño registrado fue noviembre, cuando la actividad cayó 7,5%.

Según el último informe de la Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara), la venta de automotores cayó en marzo un 54,5% respecto del mismo período del año pasado. Según informó, se patentaron 38.864 vehículos nuevos, cuando hace un año se habían comercializado 85.388 unidades. La venta de motovehículos, de menores costos de combustible, también se contrajo: en marzo fue del 54,7% interanual, agrega el departamento del segmento motos de Acara.

Este escenario convierte al sector automotriz en el más golpeado por los despidos y las suspensiones dentro del empleo industrial. Según un reciente informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), solo en el primer trimestre del año hubo 19.882 despidos y suspensiones totales en el país. Esta sangría la protagoniza la industria, que absorbe el 77% de los casos. Y, dentro de la industria, el sector automotriz fue el más afectado, con 7.700 suspensiones, mientras que en el sector autopartes hubo 888 suspensiones y 50 despidos.

Los casos de Volkswagen y Zanella confirman la sostenida tendencia a la pérdida de fuentes laborales. Sobresalieron durante el primer bimestre de 2019 las suspensiones en Peugeot y Honda (automotrices), y Metalpar (autopartes). Y en el mes de marzo siguieron las suspensiones: 2.000 en FIAT y 1.500 en Renault.

Otro dato que grafica el estado crítico de la industria automotriz es su nivel de capacidad instalada. Según el último informe del INDEC, en febrero este sector usó apenas el 42,1% de su maquinaria, la segunda peor performance después de la metalmecánica (43%).