La seguridad vuelve a ser un eje de polémica en el escenario político. En este caso, tras difundirse las cifras oficiales de delitos en el último año, según los registros de la Procuración General de la Suprema Corte bonaerense. Acorde a lo revelado por el organismo, el nivel de casos de conflictividad y violencia social aumentaron un 4,4% en la ciudad de La Plata durante 2018 respecto del año anterior.

Las cifras –donde se destaca el aumento de causas por homicidio y violación, seguido de causas por robo y vinculadas a tráfico de drogas– se suman a las ya alarmantes estadísticas de pobreza y desempleo, y forman un complejo combo de problemas en la calidad de vida de la comunidad local.

Los datos del balance de la Procuración muestran indicadores delicados: por un lado, los expedientes iniciados por casos de robo pasaron de 74.000 en 2017 a casi 87.000 al año siguiente. En tanto, los casos que involucran a menores de edad aumentaron un 3,3% en ese mismo lapso.

Los números del delito llegan en un momento incómodo para el intendente macrista Julio Garro, quien ya recibió cuestionamientos por parte de la oposición a causa de la considerable reducción presupuestaria en políticas de seguridad, según lo pautado en la última rendición de cuentas de la Comuna.

Según informes realizados por el bloque de Unidad Ciudadana, la distribución de fondos en 2018 estableció una subejecución del presupuesto para Seguridad de más del 50%. “475 millones fueron removidos del presupuesto de la Secretaría de Seguridad, lo que representa más de la mitad del monto aprobado para el área, el cual era de 715 millones de pesos”, expresó el informe.

Castagneto: «Según la rendición de cuentas municipal, el intendente Garro redujo en 2018 la mitad del presupuesto de la secretaría de Seguridad: de $715 millones aprobados le sacó $475».

“Los números que conocimos sobre el aumento del delito nos duelen, pero no nos sorprenden. Según muestra la rendición de cuentas municipal, el intendente Garro redujo en 2018 la mitad del presupuesto de la Secretaría de Seguridad: de $715 millones aprobados le sacó $475. En la misma rendición vimos que gastó 150 millones de pesos en publicidad”, dijo a Contexto el concejal de Unidad Ciudadana Gastón Castagneto, cuyo bloque rechazó la rendición de cuentas municipal que tuvo lugar en el recinto durante la última semana.

“Está claro que las prioridades de Cambiemos no están puestas en mejorar la vida de los vecinos y vecinas de nuestra ciudad, sino en tapar con propaganda la falta de gestión”, agregó el edil.

En este sentido, cobra relevancia el reciente gesto político de remover de su cargo al ahora exjefe de la Departamental de la región de La Plata, el comisario Javier Martínez. La maniobra para echarlo se torna aún más sugerente al darse inmediatamente después de que este mantuviera una reunión sobre políticas de seguridad en Villa Elisa con la legisladora provincial de Unidad Ciudadana Florencia Saintout, candidata a intendenta por la oposición.

El lugar que ocupaba Martínez es clave: la Departamental de La Plata tiene a cargo la planificación de la seguridad de la capital provincial y los distritos vecinos de Berisso y Ensenada.

En tanto, el silencio de la gestión municipal y la falta de motivos específicos sobre el apartamiento de Martínez refuerzan las versiones de una “revancha política” por parte de Garro –y la gestión provincial de Cambiemos– con el comisario por asistir a una reunión con la principal referente de la oposición en la disputa por la intendencia de La Plata, junto a vecinos de un barrio que viene siendo permanente víctima de la desidia estatal para atender los conflictos sociales.